in

GanadorGanador

¡De no tener para comer a ser la ‘BESTIA’ de los belgas!

Foto: Straffon images

Romelu Lukaku es el delantero total que la Selección de Bélgica estaba buscando; a sus 25 años ya presume de ser el máximo goleador en la historia de los Diablos Rojos (40 dianas), pero el camino al éxito no fue nada fácil para la ‘bestia belga’…

 

“Recuerdo el momento exacto en el que me di cuenta que estábamos quebrados. Todavía puedo ver a mi mamá en el refrigerador y la mirada que tenía en el rostro.

Tenía 6 años, y fui a casa para comer durante el receso en la escuela. Mi mamá tenía lo mismo en el menú cada día: pan y leche. Cuando eres niño, ni siquiera piensas en eso. Pero creo que era lo único que podíamos pagar.

Este día llegué a casa, y caminé hacia la cocina, y vi a mi mamá en el refrigerador con una caja de leche, como siempre. Pero esta vez la estaba mezclando con algo. Estaba batiendo algo. No sabía lo que estaba pasando. Después, trajo mi lunch, y me estaba sonriendo como si todo estuviera bien. Pero me di cuenta lo que estaba ocurriendo.

Estaba mezclando leche con agua. No teníamos el dinero suficiente para que durara toda la semana. Estábamos quebrados. No solo pobres, era la quiebra. 

Mi padre ha sido futbolista profesional, pero estaba al final de su carrera y todo el dinero se había ido. Lo primero que se marchó fue el cable de la TV. No más fútbol. No más Match of the Day (programa de fútbol). No más señal.

Luego, volvía a casa por la noche y las luces se apagaban. No electricidad por dos o tres semanas.

Entonces me gustaría darme un baño, y no habría agua caliente. Mi madre calentaba agua en una tetera en la estufa y yo me quedaba en la ducha, salpicando el agua tibia sobre mi cabeza con una taza.

Había ocasiones en las que mi mamá tenía que ‘pedir prestado’ pan de la panadería de la calle. Los panaderos me conocían a mí y a mi hermano pequeño, así que dejaban que mi madre tomara mucho pan el lunes y les pagara hasta el viernes.

Sabía que estábamos sufriendo. Pero cuando vi a mi mamá mezclando agua con leche me di cuenta de la realidad. Me di cuenta que así era nuestra vida.

No dije nada (sobre la leche) porque no quería estresar más a mi mamá. Solo comí. Pero juro que ese día me hice una promesa a mí mismo. Fue como si alguien chasqueara sus dedos y me despertara. Sabía exactamente lo que tenía que hacer, y lo que iba a hacer.

No podía ver a mi mamá viviendo así. Nah, nah, nah. No podía tener eso.

Quería ser el mejor futbolista de la historia de Bélgica. Esa era mi meta. No sólo bueno, sino el mejor. Jugaba con tanta ira por tantas cosas… Porque veía las ratas correr por mi casa, porque no podía ver partidos de Champions League, por cómo me miraban los otros padres”.

 

Este fue un segmento de la carta que Lukaku escribió para The Players Tribune previo al Mundial de Rusia 2018. Como se puede observar, las carencias económicas, su apariencia física y el hambre de triunfo, lo incentivaron a salir adelante y llegar al profesionalismo.

 

El atacante europeo tiene orígenes africanos por parte de su padre, y en la actualidad, combina tanto su potencia y estatura con la velocidad y drible que ha adquirido a lo largo de 9 años desde su debut; acumula 5 goles en Mundiales, siendo el máximo romperredes de los Diablos Rojos en este ámbito.

Vota

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading…

Comentarios

¡PSG tendría en la mira a dos CRACKS del Barcelona!

El “7” azulcrema: Un número difícil de llenar