in

¿Otra mancha en la historia de Argentina vs Perú? Uno de los juegos más dudosos en los Mundiales

foto: YouTube

Hace unas horas sonó con fuerza el clamor de un medio peruano llamado Todo Sport, quienes acusan que el partido de esta tarde, cuando la selección inca visite a Argentina, podría estar amañado.

No entraremos en los detalles de esta acusación ni vamos a indagar en si es cierto o no lo que se dice de un juego que ni siquiera ha comenzado; mejor vamos a ver lo que la historia nos platica acerca de estas dos selecciones en 1978, cuando la albiceleste tenía su Mundial en la cuerda floja.

La época en la que el Mundial se jugó en Argentina es sin duda la más obscura en la historia de aquella tierra. El país era gobernado por Jorge Videla y su séquito de militares, la represión sobre el pueblo, especialmente sobre los jóvenes, era atroz. Se calculan cifras alrededor de 30,000 personas “desaparecidas”, que en el régimen de Videla significaba: asesinadas y lanzadas al Río de la Plata para que los peces se coman los cuerpos y no quede evidencia.

El mejor jugador del mundo en esos años, el holandés Johan Cruyff, no asistió a la Copa del Mundo negándose a participar de un campeonato que encubría la situación de un país que violaba así los derechos humanos, o al menos esa es la versión oficial, algunos aseguran que el propio dictador Videla habría amenazado al 14 de Holanda de no presentarse con su selección.

Una vez iniciada la Copa se empezaron a notar favoritismos por los locales, por ejemplo: los chés nunca pasaron por un control antidopaje; además su mayor rival, que era Brasil, tenía todos sus partidos en las puntas más lejanas del país con trayectos de varias horas para llegar, mientras que Argentina jugaba todos sus partidos en el mismo lugar.

A pesar de todas esas “irregularidades” y “pasadas por alto”, nada se puede comparar a lo obsceno del arreglo que la gente sospecha cuando se habla del Argentina vs Perú. Resulta que en el formato de ese Mundial habían dos grupos y el ganador de cada grupo jugaría la final, la albiceleste tenía que vencer a Perú por al menos 4 goles para ganar su sector.

De entrada, los gauchos ya sabían cuál era la diferencia de goles de Brasil porque el partido entre cariocas y polacos se adelantó unas horas, pero de todas formas ganar por cuatro nunca puede ser sencillo.

Antes del juego, el mismísimo Teniente General Jorge Rafael Videla bajó tras bambalinas. El líder del régimen más sangriento de la pampa quería hablar con los jugadores para motivarlos a que se dé el resultado y entonces entro al vestidor de Perú y dijo un discurso sobre la “solidaridad sudamericana de los andinos” y platicó cara a cara Ramón Quiroga, arquero peruano nacido en Rosario, Argentina.

Al final, tras un concierto de fallas y torpezas en la defensa y el arco peruano, mediocampistas inmóviles en su zona y delanteros que ni siquiera recibían balones para hacer como que fallaban, Argentina ganó 6-0 y se metió a la final contra Holanda, la selección más temida de la época que sin su estrella, Johan Cruyff, no funcionaba como una “naranja mecánica”.

Argentina ganó el Mundial en su casa como parte de la farsa publicitaria que Videla quería dar como imagen de su nación al resto del planeta. Perú fue parte de ese complot porque ya no podía calificar y la oferta fue justa, hablaron con ellos antes del juego y ellos nada pudieron decir mientras se acuchillaba a distancia a Brasil.

Hoy los peruanos hablan antes de jugar, dicen que esto está arreglado cuando su cabeza sí es la que está en juego para ir al Mundial. Tal vez estén abriendo el paraguas por si llueve, se escudan de una probable derrota el día que todo el mundo los verá y muchos desean que tropiecen a Argentina y lo dejen sin ir a Rusia 2018.

Aquí unos videos de aquel juego:

Vota

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Ya hay fechas y horarios para la J10

Así se movió la eliminatoria en Conmebol Argentina bajó un puesto y hoy se quedaría sin mundial