5 cosas que aprendimos de la ida de la final

Il Fanbolero
Por Il Fanbolero
26 mayo, 2017
Imagen por: Straffon Images

Se fue el partido de ida de la final con un empate a 2 y no hay nada para nadie, así que es momento de revisar cinco conclusiones que nos dejó el gran encuentro que nos regalaron Tigres y Chivas:

1- Cualquiera de los dos puede ser campeón. Muchos daban por muerto a Chivas (de hecho hasta se burlaron de nosotros cuando dijimos que podrían ser campeones) y decían que no tenía ni que presentarse, pero el Rebaño dejó claro que tiene con qué competirle a Tigres y aunque se le fue el gran resultado que tenía, demostró que es un rival que puede vencer a los Tuca Boys.

2- No hay duda, Gignac es el mejor jugador de la Liga Mx. No es noticia y el francés dio 70 minutos muy para el olvido, pero el final del duelo sirvió para recordarnos que Monsieur André-Pierre tiene una calidad por encima del resto de sus competidores y que con que le des una, te va a vacunar (dos ni se diga).

3- Tigres sí se confió. Se hablaba mucho del exceso de confianza que podrían tener los Tigres y en el primer tiempo sí se vio, los jugadores de la UANL no jugaron como si fuera una final a diferencia de su rival, no fueron por los balones divididos con la misma intensidad ni corrieron como debieron, por poco les sale muy caro.

4- El árbitro no quiso ser protagonista (¡y qué bueno!). No vamos a decir que el arbitraje fue perfecto ni siquiera me aviento a decir que fue muy bueno, pero el central tomó la actitud de ‘mejor no marcar, que marcar mal’. Pudo haber señalado un penal a favor de Tigres, una falta de Gignac en el primer gol y haber expulsado a Aquino en el segundo tiempo, pero dejó correr y aunque cometió errores, no empañó la final.

5- Los porteros estuvieron nerviosos. Tanto Nahuel como Cota tuvieron grandes campañas defendiendo las metas de sus equipos, pero ambos arqueros tuvieron días malos y se vieron afectados por los nervios, veremos cuál de los dos se puede sacudir la tensión para la vuelta y ayudar a su equipo a levantar la copa, podría ser la diferencia.



TU DOSIS DE FUTBOL