El año de ensueño que tuvo CR7

19 diciembre, 2016
Escrito por: J.G.
Imagen por: YouTube

Si eres fan del futbol habrás notado que siempre se está discutiendo sobre quién es el mejor futbolista del mundo, y siempre, a pesar de haber tantos jugadores, el debate se reduce a dos nombres: Lio Messi y Cristiano Ronaldo.

No cabe duda que el argentino es mucho, pero por mucho, un jugador más completo que el portugués; sin embargo, nunca en la historia habíamos visto un futbolista tan especializado y efectivo como CR7, quien no tiene que andar mostrando tanta “magia” cada semana cuando lo suyo es desmarcarse, tirar y marcar, lo que hace mejor que nadie.

El 2016 está a punto de terminar y si la discusión sobre el mejor del mundo se redujera a lo ganado durante este año tendríamos que dar el voto a CR7, quien fuera de la Liga BBVA y la Copa del Rey que se quedaron en manos de Messi y el Barça, ganó todo lo demás que disputó.

Con el Real Madrid, el portugués salió campeón de Champions League después de ir dejando equipillos en el camino hasta que en la final derrotaron al Atlético de Madrid en un derbi que los Colchoneros simplemente no supieron sentenciar. Ese título mandó a los Merengues al Mundial de Clubes, donde eliminaron al América caminando y luego se vieron apretados por el Kashima en la gran final yendo hasta los tiempos extras, donde CR7 mojó dos veces para completar el hat-trick, convertirse en el primer jugador que logra esa hazaña en la final del torneo mundial, empatar a Messi y ‘chelito’ Delgado como los máximos anotadores históricos del certamen con 5 tantos y levantar la Copa del Mundo para el Real Madrid.

A nivel selección siempre se le critica a Messi que jamás puede ganar con Argentina, mientras que a Ronaldo no se le pedía esa exigencia dado que Portugal no es para nada una potencia; sin embargo, este año se jugó una Copa América en la que los albicelestes perdieron la final ante Chile, nuevamente con fallas groseras de Higuaín como en la del Mundial y de la Copa América anterior.

Por su parte CR7 compitió en la Eurocopa, donde avanzaron sin mucha brillantez y con algo de suerte en los cruces hasta la final y ahí salió lesionado en el primer tiempo cuando Francia era mejor, pero en tiempos extra entró Eder, marcó un golazo que representó el título y a pesar de no jugar la final, CR7 festejó más que nadie y levantó la Copa.

Siendo campeón de Champions con el Real Madrid, campeón de Europa por primera vez en la historia de Portugal, ganador del Balón de Oro y ahora campeón del Mundial de Clubes con los blancos, Cristiano Ronaldo acaba de cerrar un año que difícilmente volverá a tener no sólo él, sino cualquier jugador.

Por cierto, fuera del Balón de Oro, el defensa Pepe también ganó lo mismo que su compañero el crack en todos lados, solo que el central sí jugó la final de la Euro, fue pieza clave para obtenerla y al ser un jugador de líneas traseras (y por su horrendo historial de agresiones) no se le da la misma importancia que a los que marcan goles.



TU DOSIS DE FUTBOL