El Azteca pidió la cabeza de Osorio

7 septiembre, 2016
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Desde la llegada de Juan Carlos Osorio al banquillo de la Selección Nacional ha conseguido unos números impresionantes. El ‘tri’ del colombiano ha jugado 13 partidos con saldo de 10 victorias, dos empates y solo una derrota (el histórico 7-0 ante Chile); tiene 22 goles a favor y 10 en contra (7 en un solo juego); México pasó 806 minutos sin recibir gol desde su debut, estuvo invicto en 10 partidos, pasó la fase de grupos de la eliminatoria mundialista “caminando” y aún así la afición ya se cansó de él, o más bien se aburrió.

Osorio es un estudioso del futbol y a cada rival le plantea un esquema diferente para conseguir sus resultados; sin embargo, hacia el interior del Tri, el colombiano no ha logrado transmitir un estilo de juego y el resultado es una selección que no juega a nada y al final saca el marcador.

Ayer vimos a un México inoperante que no hizo pesar al Azteca, los catrachos se sentían cómodos y amarraban su boleto al hexagonal con un empate que Osorio pareció cederles de forma que después de media hora de juego ya no hubo ni patadas siquiera, fue uno de los partidos más aburridos que haya visto en la vida y así lo sintió también la afición en el estadio, excepto por los que sí se quedaron dormidos.

Sobre el final del partido la gente empezó a entonar el “Fuera Osorio” en una tribuna que ya se había acostumbrado a escuchar el “Fuera Ambriz”, vaya, dos técnicos que han dado buenos resultados a sus equipos y cuya salida es aclamada en el Azteca cada que hay una razón.

Lo siguiente es el hexagonal rumbo a Rusia y se iniciará el camino con los dos partidos más difíciles de la fase, visitando a Estados Unidos y a Panamá. Si México trae buenos resultados de esa gira los tricolores estarían muy cerca de meterse al Mundial; sin embargo, si se no se logra más de un punto, la afición mexicana vería la mala posición en la tabla y ahora sí tendría un pretexto real para exigir su salida.

Por lo pronto lo que nos pesa es la poca identidad y aburridísimo planteamiento de cada partido del Tri, los mexicanos no solo queremos que nuestro equipo gane, queremos que sean atrevidos, que toquen la pelota, que generen jugadas de peligro y que cuando se juegue en el Azteca goleen, o al menos que ganen, ya “de perdis” que anoten aunque no ganen, pero que haya goles que festejar y emociones.

Lo de Osorio simplemente no se explica, pero es fácil de entender. Sus números serán impresionantes en amistosos y ante rivales de Concacaf, pero a la primera de cambio nos tragamos 7 en Copa América y no se le pudo ganar a Honduras en casa, aunque tal vez ni siquiera se le haya intentado ganar como estrategia y nosotros no lo sabemos.



TU DOSIS DE FUTBOL