La reventa metió el primer gol del Clásico

11 mayo, 2016
Escrito por: J.G.
Imagen por: Incase y Straffon Images

Apenas salieron a la venta los boletos para el partido de ida de los cuartos de final entre el Guadalajara y el América, y a los pocos minutos ya teníamos un ganador, la reventa, quienes a pesar de todos los operativos y medidas que se toman para evitarlos, estos expertos delincuentes siempre encuentran cómo salirse con la suya.

El Club Guadalajara decretó que los primeros boletos estarían disponibles sólo para los seguidores que contaban con su Chivabono; sin embargo, desde el día de ayer ya operaban alrededor de 50 revendedores en las inmediaciones del Estadio Chivas, donde ofrecían los boletos entre tres y cinco veces más caros que su precio original.

Según reportes, los boletos más baratos costaban $350 en las taquillas, pero al agotarse estaban en manos de los revendedores que los daban en $1,500. Por su parte, los boletos más caros, los de la zona Premier Oriente, tenían un precio en taquilla de $1,500 y no se habían acabado aún, pero había revendedores dándolos en más de $4,000 para los que no se querían formar, imagínate en cuánto los darán cuando ya no hayan.

Los mismos testigos platicaron que había revendedores repartidos en la fila de más de mil seguidores que se extendió unos 300 metros sobre la avenida Ayamonte. Las versiones dicen que cuando a alguno de estos delincuentes le tocaba su turno en la taquilla, recibía más dinero y más Chivabonos de sus cómplices para comprar más entradas.

Qué desgracia. Cada vez se trata con más fuerza de erradicar los males que rodean al futbol y cada vez vemos más facilidad para que estos ratas hagan su negocio a costas de la afición que ama el futbol. Según se apunta, no había ningún inspector del ayuntamiento cerca del estadio, ni elementos de seguridad pública que eviten estos atracos, por lo que la delincuencia de la reventa pudo “trabajar” a sus anchas.

Ahora esperemos que las autoridades capitalinas sean un poco más certeras que las tapatías y al menos muestren la cara y un par de patrullas durante la venta en el Azteca, total, sabemos que también se llevarán su mochada y verán para otro lado cuando los cochinos revendedores chilangos hagan su “bizne”, pero que mínimo estén ahí para que no sea tan fácil como sucedió en Guadalajara.



TU DOSIS DE FUTBOL