La violencia en los partidos de futbol

19 enero, 2016
Escrito por: Enrique Trejo95
Imagen por: Fanbolero

Esta nota la escribió un lector de Fanbolero.com en colaboración con el sitio, haz click aquí para escribir tu propio artículo. Las opiniones expresadas aquí pertenecen al que lo escribió y no necesariamente a Fanbolero.

Muy lamentables son los hechos de la quema de las tribunas en Puebla, los golpes a Codesal, el grito de “puto” en el despeje del portero (peor me parece quien lo defiende), los comentario racistas de la liguilla pasada, la golpiza en el Jalisco a policías y demás acciones que no son nuevas. Anteriormente había escrito sobre la violencia en el futbol y hoy vuelvo por el mismo tema, lo digo con preocupación, lo que tienen en común todas estas agresiones es que se dan en partidos de futbol y ya ha llegado a todos los niveles: directivos, futbolistas y afición; hoy fue la afición del Monterrey, pero según yo, la violencia es provocada por todos.

Existe un debate que muchas veces he escuchado en televisión, el tema es si el aficionado tiene derecho a insultar en el estadio, puede decir barbaridad y media y defienden sobre todo que al pagar un boleto se adquiere el privilegio de insultar a los jugadores que están en la cancha, pero pobre del jugador que insulte al público. Se dice que el estadio es un lugar para sacar las frustraciones, el coraje y los problemas, pero la respuesta es NO señores, no es nuestro derecho ofender a nadie.

En ningún otro deporte la afición se insulta, los jugadores se golpean con mala leche, las porras queman las tribunas, ni los jugadores son insultados con temas racistas. En los estadios de futbol americano, por ejemplo, la afición se apasiona, grita, se enoja, habla, reclama, pero nunca le dicen al árbitro un “ching@ tu madre”, o los jugadores van y se les paran enfrente a los nazarenos retándolos agresivamente, mucho menos vemos niños diciendo groserías y sus papas riéndose. En el futbol de México pasa algo con nuestros niños, a los papás no les preocupa cuanta vulgaridad sale de sus bocas y entra por sus oídos, claro está, sólo es permitido en y durante el partido de futbol, en casa ni pensarlo, ahí no es lugar, dicen los papás.

Te invito a hacer este experimento: Ve un día a un partido de futbol en un llano, un deportivo, o en una liga más seria, al que quieras, verás como los papás tratan y presionan a sus hijos en la idea de apoyar a su equipo, verás que el papá ofende hasta a la señora de las quesadillas por la mínima falta, y si no les gusta una falta que se marque, invaden la cancha y el árbitro tiene que salir corriendo por miedo a que lo golpeen. Los jugadores siempre salen frustrados y echándole la culpa al árbitro, se ponen a llorar por perder, no se les enseña a tolerar la derrota. Como un ejemplo te comparto este video que se volvió viral, aquí verán a un hombre pegándole a la pared del estadio frente a sus hijos, llorando y frustrado por la derrota de su equipo, es un juego señores, nada mas eso.

Ahora, como parte del experimento, ve a un partido de futbol americano (que conste que a mí no me gusta, yo amo el futbol), puedes ir a CU donde hay muchos partidos los fines de semana, por ejemplo. Estando ahí grítale al árbitro una grosería, o a un jugador, y verás lo que sucede. Te van a marcar actitud antideportiva, sí amigo fanbolero, a ti, el árbitro te va marcar a ti que estás en las gradas y sancionará a tu equipo con 15 yardas, los mismos papás te van a pedir que te retires porque al árbitro no se le puede hacer ni una desaprobación en sus decisiones, nada de chiflidos, al final el equipo va a la porra contraría y les lanza una porra muy formal, es verdad, no es cuento de hadas, las broncas en los partidos de americano han sido solo en los Poli vs Pumas y han sido provocadas por los aficionados del equipo de futbol y otros tantos porros de ambas universidades, pero no por los seguidores al americano. No importa quien gane o pierda, lo importante es hacer deporte y espero que no te confundas, porque sí les enseñan a ganar, pero si pierden no se golpean como el aficionado Chiva del video.

Muchos dirán: “es que la violencia se genera por la rudeza del deporte” y eso es mentira. Ve a ver un partido de Rugby, esos sí se dan de golpes, esas tacleadas sí son rudeza. Hay ligas universitarias amateur y no cobran las entradas, ahí la cosa es más estricta, sólo el capitán se dirige al árbitro, nunca se le cuestiona, se dialoga tranquilamente y esto enseña a respetar algo que se llama autoridad, los papás que reclaman también son mal vistos, las autoridades u organizadores les llaman la atención y sus entrenadores los ponen en su lugar, este deporte es más humilde porque al final hacen algo llamado tercer tiempo donde conviven todos los participantes de por lo menos cinco equipos, nada pasa, nada violento, algunos son jugadores grandes y altos, la mayoría es muy tranquila, muy alegres, es padre convivir.

Con todo esto trato de dar una muestra de que la violencia en los partidos de futbol la hacemos todos, hoy nos quejamos de la quema de butacas por verdaderos vándalos, pero no ponemos de nuestra parte. El seguidor de las barras de futbol algún día fue un niño que vio como le gritabas a la televisión en un partido, que relaciona cervezas con futbol y a eso va al estadio, en el estadio un día nos reímos de que pequeños le mentaran su madre al árbitro, es chistoso, pensamos, pero no es chistosa la quema de butacas, pero si les digo que eso lo provocamos nosotros cada que salen las edecanes y los papas le dicen a sus hijos: “miren están bien buenas”. Esos niños después van al estadio a manosear a las mujeres, y si no lo crees pregúntale a las señoritas, pregúntales si van vestidas muy sexys como son sobajadas, pero eso lo vemos normal, es normal desquitar el costo del boleto gritándole a todo mundo en la cancha todo lo que se nos ocurra.

Alguna vez Miguel Herrera dijo que un aficionado lo insultó todo el partido y se preguntó si en algún momento le dio tiempo de ver el partido por el cual pagó un boleto. Tiempo después, este entrenador golpeó a un reportero que lo insultó en televisión, la violencia sí genera violencia, hay niveles, pero para llegar al nivel más alto tuviste que pasar sin problemas por el más bajo, y es ahí donde tenemos que trabajar.

Es posible detener a las barras que nada más van a pelear y drogarse al estadio, sí es posible, pero no va a suceder, por que llenan los estadios aunque ni siquiera paguen su boleto, pues la mayoría son pagados por los equipos. Es incoherente que una porra llamada “Ritual del Kaos” sea protegida por algún Club, desde el nombre los deberían de prohibir, y sí, existe la libertad de expresión, pero no podemos confundirla con una justificación para ofender a los demás.

No respetar a nadie se traduce en prácticas como las del estadio de Puebla, sí, hoy nos lamentamos, decimos de esos pseudoaficionados, pero esos “monstruos” son sólo el brazo de un monstruo más grande que todos hemos construido y que todos justificamos en los partidos de futbol, desde el “puto” al despejar un arquero, hasta la quema de butacas, todo es parte de una violencia que debe terminar.

Por último, y para no quitarte más tu tiempo, termino diciendo que la quema de las butacas es culpa de todos, a excepción de quien nunca en su vida haya ido al estadio a insultar a alguien, porque de insulto en insulto, hoy, llegamos a esta situación de poner en peligro a todo un estadio por un posible incendio, piénsenlo, la violencia la hacemos todos, el señalar a alguien es solo la salida más fácil.



TU DOSIS DE FUTBOL