Los pecados de Memo Vázquez

7 diciembre, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images y Youtube

Los Pumas están en la final del Ap-2015 tras salir apabullados de su casa por un América que no paró de luchar y se quedó a un solo gol de completar otra de esas hazañas que han conseguido a lo largo de su historia, pero que muchos no vimos o éramos muy jóvenes para recordar; sin embargo, una que todos nosotros (contemporáneos generacionales) recordamos es la voltereta del 26 de mayo del 2013, cuando con un hombre menos metieron dos goles en cinco minutos y le arrebataron el título a Cruz Azul, a quienes dirigía el mismo Memo Vázquez.

En aquella ocasión, las Águilas se quedaron con un jugador menos y los celestes tenían ventaja de dos goles, por lo que a Memo se le ocurrió echar a su equipo para atrás y buscar que un contragolpe trajera el gol que mata, el contragolpe apareció tres veces, pero el gol nunca cayó y pues bueno, todos conocemos la historia.

Esta vez el escenario mostraba varias similitudes y otras tantas diferencias: primero el rival, no era el salado Cruz Azul sino los Pumas; luego la ventaja, esta vez no era un gol sino tres y no aumentó en la vuelta; después los expulsados, en el 2013 el Ame se quedó con uno menos y ahora fueron dos; y por último la estrategia de Vázquez, aquí no hay diferencia, otra vez se echó pa’tras.

La vuelta de la semifinal fue sin duda el peor partido de los Pumas en todo el torneo. Los de la UNAM se vieron mal, indefensos, miedosos y timoratos desde el arranque, aunque no precisamente cuando el árbitro pitó el inicio del juego, sino desde las alineaciones. Memo alineó con tres contenciones y ninguno de sus dos creativos (Britos y Ludueña), por lo que se quedó sin “pegamento” entre la defensa y la delantera y sólo esperaba que un pelotazo genere algo de peligro.

Rápido las Águilas tenían ventaja y eso pudo despertar a Pumas, pero por el contrario, sólo los apaciguó más. El América crecía en confianza y no prestaba el balón, por lo que Memo puso un grito y acomodó a su gente, pero los echó más atrás y así al 26′ cayó el segundo de los cremas, ya estaban a medio camino y quedaba más de medio partido por jugar.

El primer movimiento de Memo Vázquez fue casi de inmediato, pero ya era tarde, ya caía por dos, en ánimo, en confianza, y hasta entonces sacó a uno de sus tres contenciones para darle juego a Britos y así buscar controlar un poco el balón y su propio destino, lo que pudo hacer desde un inicio y mantener a Cabrera como recambio, pero ya lo había quemado para entonces. Este cambio tranquilizó las aguas y así nos fuimos al descanso.

Con ya sólo dos goles (virtuales) de ventaja la situación se parecía más a la del 2013, lo que podría presagiar que Memo había aprendido su lección y entonces modificaría el planteamiento, sobre todo cuando envió a Ludueña, pero al que sacó fue a Fidel y ahí perdió la profundidad del mejor extremo de la Liga.

En el segundo tiempo el América fue cada vez más peligroso, entonces Vázquez quemó su último cambio, sacó a su otro delantero nominal y metió a un defensa como Van Rankin, ya no tenía ataque, cedió la pelota y parecía que vendría la remontada, pero lo que llegó fue tontísimo error de Goltz que se hizo expulsar, luego fue Sambueza y los Pumas jugaban contra 9, ahora sí la situación era más parecida a cuando la cruzazuleó. ¿Haría algo al respecto Memo? Claro que no.

Con dos hombres más, pero ya sin cambios, Memo reordenó sus piezas y ¡los mandó a marcar por zonas! Ridículo, pero en un contragolpe cayó el gol felino, ese que no servía de nada a menos que se consiguiera otro que nunca buscó. El ‘rifle’ Andrade metió el tercero con un zapatazo al 86′, el árbitro agregó 5 minutos y en ese tiempo Vázquez debió envejecer diez años, sobre todo cada vez que Moy subía a rematar, sólo que los Pumas no son el Cruz Azul y tienen un poco más de suerte, la suficiente para ahora sí vencer al Ame.

¿Será que Vázquez ahora sí aprendió su lección?, o mejor que finja una gripa incapacitante cada vez que tenga que enfrentar al América y llegue con ventaja.



TU DOSIS DE FUTBOL