La belleza y la corrupción en los campos de futbol profesional

28 diciembre, 2015
Escrito por: DrusoGermanico
Imagen por: Straffon Images

Esta nota la escribió un lector de Fanbolero.com en colaboración con el sitio, haz click aquí para escribir tu propio artículo. Las opiniones expresadas aquí pertenecen al que lo escribió y no necesariamente a Fanbolero.

El éxito del futbol ocultó la parte fraudulenta de su administración. Su presencia mundial, patrocinios multimillonarios e impacto social fueron resultado de planificación y audacia, pero también de medios ilícitos. En su camino al dominio mundial, los dirigentes deportivos negociaron con autoridades políticas y económicas, siguiendo los métodos acostumbrados en estas esferas, que en algunas ocasiones están al margen de la Ley. Para proteger su prestigio, la FIFA y las Federaciones Nacionales, mantuvieron esto en secreto con la complicidad de las autoridades con las que habían pactado, pero las actuales acusaciones a sus funcionarios han puesto a la vista de todos su lado corrupto.

En los campos de juego profesional las cosas son distintas. Parece reinar la transparencia, porque los partidos están a la vista de todos: los futbolistas son sometidos al escrutinio público y los medios de comunicación registran todos los detalles. Es difícil pensar que el amaño de partidos sea posible.

El poderoso atractivo del futbol tiene múltiples respuestas, pero para muchos de nosotros (sus fanáticos), unos momentos son suficientes para seguir interminables partidos. La belleza en el futbol está contenida en aquellas acciones que contra toda posibilidad suceden, son jugadas que están construidas por lo aleatorio del juego y la técnica e inspiración de los jugadores, quienes con un movimiento, pase, remate, finta, o atajada, logran vencer por un momento la oposición de los contrarios. Duran poco, pero durante ese instante crean un paréntesis en la tensa observación de un partido y permanecen en la memoria de quienes la presenciaron, es el momento del partido en que el corazón se para por un segundo y luego vuelve a latir con emoción.

En el futbol profesional actual existe una tensión permanente entre la corrupción y la belleza, pero mientras la aleatoriedad y la inspiración sean parte del juego, el juego no será deformado.

Marcelo Villagrán Alvarez



TU DOSIS DE FUTBOL