Jugadores del Ame le envían mensajes a la afición

4 diciembre, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Después de la contundente derrota que las Águilas del América se llevaron del Estadio Azteca ante la UNAM en el juego de ida de las semifinales, tres protagonistas del encuentro decidieron enviar por Twitter sus mensajes a la afición de las Águilas con respecto a lo que sucedió. Dos de los jugadores que dieron la cara fueron los que se hicieron expulsar, los defensores Pablo Aguilar y Miguel Samudio (quien ya borró su tuit), mientras que el otro americanista que tuiteó fue el capitán Rubens Sambueza.

Cada uno de ellos dirigió unas palabras y alentó a sus seguidores, pero lo simpático es cómo cada uno de estos tuits tiene un enfoque diferente, es lo que cada uno de ellos sintió. Empecemos por Sambueza, quien normalmente se echa el equipo al hombro y ayer de plano desapareció e incluso pudo ver la roja como los otros dos tuiteros. Él se enfocó en los fans, los que verdaderamente sufren cada derrota y dan la cara (como el mismo Sambueza), a ellos les agradeció el apoyo y recordó a los que sólo salen en las buenas. Después en otro tuit se comportó como el americanista y argentino que es. Aquí sus tuits:

El siguiente jugador del Ame que dio la cara fue Pablo Aguilar, el férreo central que ya estando amonestado, cuando el América jugaba mejor, cometió la imprudencia de barrerse al pie para cortar un avance y se ganó la segunda amarilla que dejaba a las Águilas en inferioridad numérica, esta jugada cambió todas las circunstancias del partido.

Aguilar es un caballero y como tal fue que tuiteó. El defensor paraguayo reflexionó sobre lo que hizo y se dirigió a los americanistas con un tuit en el que se disculpó por su irresponsable acción. Su grave error fue perder la cabeza en una jugada que cambió el partido en su contra, pero su gran acierto como futbolista y como persona fue reconocerlo, disculparse y seguir adelante. Aquí el tuit:

Por último tuiteó Samudio, el segundo expulsado del América, quien se fue a las regaderas cuando ya estando amonestado empujó por la espalda a un jugador de Pumas en la cara del árbitro e inmediatamente vio la segunda amarilla. Miguel Samudio ya borró su declaración en la que decía:

“Una tristeza inmensa por la injusticia que cometieron. Un mal entendido que perjudica al equipo. Y Pido Disculpas a todo el pueblo americanista”.

Claramente se dio cuenta del error que cometía al calificar de injusta la forma en la que se ganó la roja y bueno, también borró su disculpa.

 



TU DOSIS DE FUTBOL