El despertar de Héctor Herrera

22 diciembre, 2015
Escrito por: Camilovsky
Imagen por: Creative Commons Images

Esta nota la escribió un lector de Fanbolero.com en colaboración con el sitio, haz click aquí para escribir tu propio artículo. Las opiniones expresadas aquí pertenecen al que lo escribió y no necesariamente a Fanbolero.

Tímido, discreto, respetuoso y dedicado, son algunos de los adjetivos que describen las cualidades futbolísticas de un joven que se ha venido desarrollando desde el año 2011, quien desde que debutó, su desempeño se ha destacado por su excelente calidad y tenacidad sobre el terreno de juego permitiéndole ganar el Balón de Oro como el novato del torneo Apertura 2011.

Posteriormente en el año 2012 fue convocado a la selección sub-23 para convertirse en uno de los pilares de la Selección Mexicana que obtuvo la hegemonía en el Preolímpico de CONCACAF, el torneo Esperanzas de Toulon (Nombrado mejor jugador del certamen) y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres.

Héctor Herrera se convirtió en una realidad, y merecidamente fue convocado a formar parte de la Selección Mayor debutando en el mismo año y como es de esperarse continúo su desarrollo futbolístico perseverando y demostrando su profesionalismo a pesar de su corta edad.

En el 2013 fue convocado y participo con la Selección Mayor en la Copa Confederaciones y poco tiempo después inició su periodo de adaptación en el Porto y más adelante en su filial el Porto B, preparándose de la manera más adecuada para que en la siguiente temporada destacara como uno de los elementos con mayor calidad y proyección en el balompié europeo, concretamente en la Primeira Liga Portuguesa.

Posteriormente el año 2014 fue convocado por Miguel Herrera para participar en las eliminatorias mundialistas, participó en la Champions League, Copa del Mundo en Brasil, se coronó campeón de la Copa Oro 2015 y fue nombrado Mejor Jugador del Porto.

En la parte final del 2014 y en el transcurso del año 2015, los medios y la afición en general lo han criticado duramente por su baja de juego o performance, en ocasiones escuchábamos en las transmisiones de los partidos de la selección mayor, que se encontraba fuera de ritmo y que su nivel no correspondía a las exigencias de un seleccionado nacional, que no estaba concentrado, que no estaba dispuesto a demostrar el nivel que tenía en Europa ya que solamente se preocupaba en no lesionarse o poner en riesgo su carrera de futbolista.

Pero en ningún medio de comunicación tuve la oportunidad de escuchar un análisis real de la baja de rendimiento del futbolista, únicamente se mencionada su baja de juego y críticas respecto a la pérdida de titularidad indiscutible que hasta su baja de juego mantenía en el Porto.

Todos lo criticaban hasta el día que Julen Lopetegui señaló que era muy normal que tuviera una baja de juego por la intensa actividad que había tenido y que naturalmente en algún momento el agotamiento físico y el desgaste mental del jugador, se reflejarían en su desempeño futbolístico. Hasta ese momento los especialistas del futbol dijeron… ah con razón le quito la titularidad, por eso no lo convocaba al primer equipo…, por eso parecía fuera de ritmo…, en fin… en ese momento muchos se dieron cuenta de lo evidente, ¡Héctor Herrera fue víctima de su profesionalismo!, se entrenó, se esforzó, dio lo mejor de sí en las canchas de futbol y en algún momento su físico no le permitió seguir brillando.

Ahora bien, al día de hoy Lopetegui supo de manera brillante descansarlo y administrarlo como el activo valioso que es, y esperó mínimamente que los medios de comunicación y la afición en general acepten que jugadores de la calidad de HH, son vulnerables a la sobreexposición a las canchas por el talento natural que tienen, e inevitablemente con el transcurso del tiempo volverá a tener una baja de rendimiento y el cuestionamiento no tendría que ser orientado hacia él, ya que es un síntoma más del exceso de partidos a los que son expuestos. A los que si deberíamos enjuiciar son a aquellos jugadores que ponen pretextos para no jugar, viven en su feliz medianía futbolística y constantemente los ubicamos en notas de la farándula y escándalos de la vida social.



TU DOSIS DE FUTBOL