Los errores arbitrales de la liguilla

30 noviembre, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Mucho se ha dicho que el arbitraje en estos cuartos de final fue nefasto, y de hecho sí lo fue, pero lo extraño es cómo cada quién jala agua para su molino y “se hace wey” cuando le sacan los errores a su favor. Por eso, aquí hacemos un recuento de los peores errores de los colegiados en estos cuartos de final:

América vs León, arbitraje de César Arturo Ramos:

Este fue uno de los árbitros más criticados por inventarse el penal que marcó el rumbo de la eliminatoria, aunque si lo comparamos con los demás jueces no lo hizo tan mal. Además del penal, su trabajo fue malo por la aplicación de las tarjetas, pues Paul Aguilar mereció la tarjeta en tres ocasiones y en ninguna de ellas la vio, al igual que Sambueza, Goltz y ‘el rifle’, quien posteriormente fue suspendido por su clavado.

No es justificación para el silbante, pero muy probablemente su criterio se vio nublado por el recuerdo del juego en el que expulsó a Sambueza y Benedetto, por eso entendemos que no quisiera “tarjetear” a los jugadores del América, pero es hacer mal el trabajo. Fue un error enviarlo a ese juego.

Tigres vs Jaguares, arbitraje de Erik Yair Miranda:

A este árbitro se le criticó mucho por dar el golazo de Gignac como bueno, cuando claramente venía saliendo de posición fuera de lugar; sin embargo, este es un error del asistente y no del central, además de que era una jugada muy apretada. Fuera de esa, el trabajo del silbante no fue tan malo ni localista, aunque sí fue medroso y cobarde cada vez que debía sacar una roja y la cambió por amarilla o cuando debía sacar una segunda amarilla y simplemente se la guardó. Un ejemplo, cita Armando Archundia, fue el caso del defensor chiapaneco Javier Muñoz Mustafá, quien ya estando amonestado repartió leña bajo la complacencia del silbante.

Veracruz vs Pumas, arbitraje de Fernando Guerrero

Uno de los árbitros más acusados de esta fase y curiosamente uno de los mejores trabajos arbitrales que se vieron en la semana. A este árbitro se le acusó de “robarle” un penal a favor al Veracruz por una falta sobre Villalba que decretó fuera del área, pero viendo varias repeticiones nos damos cuenta que la marcó bien, la falta fue fuera y el jugador cae dentro, sí hubo falta y sí la señaló. Los dos goles anulados al Veracruz son con el reglamento en la mano, ninguno fue injusto, pero el resultado sí lo fue porque Veracruz jugó mucho mejor que Pumas, pero no pudieron concretar y de ahí que la gente busque un culpable externo.

Puebla vs Toluca, arbitraje de Luis Enrique Santander:

Este fue el mejor partido de la semana, ambos equipos salieron a jugar y no a buscar engañar o detener el juego con faltas, lo que al árbitro le benefició mucho debido a la continuidad que le dio al partido. Se aplaude su uso de las tarjetas, pues las que sacó evitaron que se prendan los ánimos y las que se guardó le dieron fluidez al juego; sin embargo, pecó al final del partido cuando no marca el penal de Aarón Galindo sobre Flavio Santos, pero bueno, fue una jugada apretada, una de esas de repetición.

Jaguares vs Tigres, arbitraje de Jorge Isaac Rojas:

Este árbitro contó con el apoyo de los dos equipos en un juego ríspido, pero limpio. El planteamiento de los técnicos, ‘tuca’ y Lavolpe, envió a los equipos a cuidar las zonas y salir jugando, lo que evita largas carreras con contactos y choques mal intencionados. No toma ninguna decisión que vaya al marcador ni buscó protagonismo con señalamientos y tarjetas, por lo que seguramente lo veremos en semifinales.

León vs América, arbitraje de José Alfredo Peñaloza:

Comodino y sin carácter. Realiza un mal trabajo, pero no tiene fallas que vayan al marcador. Afecta la conducción del juego siendo demasiado permisivo durante los primeros 25 minutos del juego que fueron un auténtico concierto de patadas a los jugadores de León, ninguna de ellas con rudeza desmedida y ninguna cerca del área capitalina, no, fue una constante ideada por Ambriz para interrumpir el juego buscando que el tiempo corra y el balón no. A Peñaloza le dio por marcar la falta y dejar que se siga la misma tónica, pero, ¿y las tarjetas apá? Extrañamente, entre tantas patadas del América, la primera amarilla aparece para un jugador de León por reclamar, así como por reclamar también amonestó a Aguilar hasta el minuto 77, cuando la merecía desde el primer tiempo por tanta falta y uno, sobre todas, cuando entra con fuerza desmedida en medio campo.

Pumas vs Veracruz, arbitraje de Roberto García Orozco:

Sin duda alguna el peor arbitraje de la liguilla hasta hoy. A García Orozco se le acusa por el gol de Pumas que está en la línea de ser o no fuera de lugar, incluso con las repeticiones es difícil de apreciar si Martínez está por delante o no del balón al momento del centro, pero igual ésa es del juez de línea. Lo lamentable del silbante viene al dejarse intimidar y tratar de compensar errores, pues eso es equivocarse dos veces. Deja que los jugadores jarochos, sobre todo Leobardo, le reclamen airadamente todas sus decisiones y agachaba la cabeza. Se roba dos penales, uno en favor de cada equipo y le tembló la mano para cualquier decisión, como cuando debió expulsar a Furch por un planchazo y lo dejó en amarilla.

Toluca vs Puebla, arbitraje de Francisco Chacón:

El juego fue muy cerrado y limpio, nuevamente los de Cardozo y los de Marini se dedicaron a jugar. El Puebla fue mejor equipo, pero no logró concretar y cada minuto se les complicaba más el ataque; sin embargo, hubo una jugada clave al inicio del encuentro y fue un error garrafal del silbante al “robarle” un penal a la franja. Fue su único error notable, pero vaya que fue notable y cambió la tónica del encuentro en el que Puebla buscó y buscó, cuando pudo estar arriba desde el mismísimo inicio del encuentro.



TU DOSIS DE FUTBOL