La decadencia de la selección mexicana, parte 1: sus mayores logros

13 octubre, 2015
Escrito por: ediie
Imagen por: Youtube

Esta nota la escribió un lector de Fanbolero.com en colaboración con el sitio, haz click aquí para escribir tu propio artículo. Las opiniones expresadas aquí pertenecen al que lo escribió y no necesariamente a Fanbolero.

Un tema que ha cautivado a la mayoría de los aficionados mexicanos es la decadencia en la que se ha ido enfrascando la selección mayor de nuestro país. Iniciemos por mencionar sus máximos logro, luego hablaremos de su estilo de juego y culminaremos platicando sobre el comienzo de la catástrofe que, aunque se ha mejorado bastante, no termina de llenarle el ojo a todos los aficionados aztecas.

El historial de la selección mexicana es larga, su primer partido fue el 9 de Diciembre de 1923 contra la selección de Guatemala, se le venció por un marcador de 2-1 y a partir de aquel partido México estaría destinado a la grandeza, logrando victorias sobre equipos consolidados como Italia y Francia en mundiales, Estados Unidos en varias ocasiones e incluso se le ha dejado en mal a Brasil en diversos encuentros. A esto se le suman algunos logros a nivel internacional como las 15 ocasiones que se han asistido a mundiales llegando dos veces a cuartos de final, dos subcampeonatos de Copa América, un campeonato de Copa Confederaciones y, por supuesto, los once títulos de Copa Oro, sin olvidar su título más reciente, la Copa Concacaf 2015 que nos dio el pase a Rusia 2017 y de la cual somos el primer campeón al vencer al acérrimo rival: Estados Unidos.

Si bien, México a dominado el área de CONCACAF, en los últimos años ha dejado mucho que desear, aunque ha sabido sobrellevar las cosas para salir bien librado. Es en este punto donde debemos preguntarnos: ¿En que momento comenzó México a crecer como selección internacional?

Para responder esta pregunta debemos regresar tiempo atrás hasta el año 1990 donde México venía saliendo de un bochornoso escándalo conocido como “el cachirulazo” que dejaría a México fuera de toda competencia internacional por dos largos años. Era necesario reintegrarse lo más rápido posible una vez acabado el castigo impuesto por la FIFA a las competencias deportivas y la Copa Oro de 1991 sería el escenario ideal. Para lograr un buen papel en dicha competencia, la FMF contrató los servicios de Manolo Lapuente, quien lamentablemente renunció al cargo al finalizar la Copa, por lo que la Federación Mexicana de Futbol llegaría a un acuerdo con César Luis Menotti, el técnico argentino que introdujo un nuevo sistema en el que se cambió la mentalidad de los jugadores y esto rindió frutos en la gira europea de 1992, donde se consiguieron resultados satisfactorios y el equipo en conjunto dejo una muy buena impresión.

Lamentablemente para nuestro balompié, la mafia de la única televisora de aquella época volvió a frenar la evolución del futbol mexicano destituyendo a los mejores directivos que ha tenido la FMF: Emilio Maurer y Francisco Ibarra, quienes catapultaron el deporte a otro nivel logrando 3 cosas importantes: primero contratar a Menotti, después gestionar la invitación a Copa América y por último, consiguieron la invitación a la Copa libertadores, pero desgraciadamente, como mencionamos antes, la televisora destituyó a los directivos y entonces Menotti, por orgullo y dignidad, dejó a la selección.

El nuevo DT tricolor era Miguel Mejía Barón, quien llegó hasta la final de la Copa América ’93, la primera que jugó México, además hizo un buen papel en el Mundial de Estados Unidos en 1994, pero lamentablemente caería contra Bulgaria en la instancia de penales.

El proceso de Mejía Barón terminó con la Copa América de 1995, donde perdería frente a Uruguay en cuartos de final.
Así concluye la primer fase de la evolución del balompié Azteca. En la siguiente entrega hablaremos de la culminación de la época dorada y el comienzo de los fracasos de México en la zona… Hasta la próxima nenes y nenas.



TU DOSIS DE FUTBOL