¿Las “trampas” de Reinoso?

27 julio, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Es bien conocida la visión sudamericana del futbol en la que se vale cometer ciertas “picardías” para sacar ventaja, estas van desde hacer tiempo cuando se está ganando, agredir cuando nadie ve, fingir para engañar al árbitro o hasta aprovechar las condiciones de la localía para meterse con el rival.

En nuestro futbol nacional también se dan estas situaciones y no hablo sólo de los que fingen o los que hacen tiempo, basta con recordar a los Cañeros del Zacatepec que jugaban a las once de la mañana bajo el calor morelense y además dejaban el pasto un poco alto para regar el campo una hora antes del juego y sofocar así al rival, lo mismo sucedió alguna vez en Toluca. Los antiguos del futbol recuerdan que el vestidor del visitante siempre estaba impecable, ni una mancha en la pared, pero claro, ¿cómo iban a haber manchas si estaba recién pintado? y esto daba a ese vestidor el clásico olor a thinner y pintura que hacían el lugar inhabitable.

Los tiempos han cambiado, desde hace años se aplica una bandera de Fair Play que por lo visto a muchos les parece un simple trapo para abrir los partidos. Esa “picardía” (más bien juego sucio) se asoma de vez en vez en el futbol mexicano y casi siempre ha ido acompañada de un nombre en particular: Carlos Reinoso.

El ‘maestro’ tiene una gran carrera en México. Vivió una etapa increíble como futbolista y llegó a ser uno de los más grandes ídolos del América, luego se volvió entrenador, ahí es donde empezaron y continuaron las sospechas sobre su pobre ética profesional. Ninguna de las acusaciones que se le han hecho han sido comprobadas, pues ¿cómo se puede comprobar quién fue el “dedo” ejecutor de una artimaña, o quién dio o no una orden?

Entre las coincidencias que han sufrido los rivales de Reinoso se encuentra un desfile de prostitutas que en 1997 llegaron al hotel de concentración de Toros Neza buscando a los jugadores que debían concentrarse para su duelo ante León (Reinoso dirigía a los Panzas Verdes). En esa misma etapa del maestro en el bajío, los jugadores de Correcaminos fueron grabados con cámaras y micrófonos ocultos en el vestidor del Nou Camp, además de ser supuestamente rociados con gas pimienta.

La temporada pasada, por ejemplo, en la Liguilla, los Tiburones recibieron a Querétaro en el ‘pirata’ Fuente, sabemos que los queretanos ganaron y accedieron hasta la final, pero en ese juego de vuelta en Veracruz se quejaron de que no tenían aire acondicionado en el vestidor, lo que se repitió este viernes cuando los visitaron las Chivas, quienes tuvieron que irse a cambiar a su autobús. La segunda polémica del juego de este viernes fue el apagón, mismo que casualmente se dio primero en el área defendida por el rebaño y justo cuando los Tiburones se disponían a cobrar un tiro libre de larga distancia en el que colgarían un balón en la mal iluminada cancha, el juego se detuvo por 12 minutos después de eso.

No es la primera ni es la última, pero sí es otra situación en la que algo extraño sucede en contra de un equipo visitante que está jugando ante los dirigidos por el ‘maestro’. No importa el equipo, estadio o rival, ¿por qué siempre que algo así de extraño pasa, el beneficiado es Reinoso?



TU DOSIS DE FUTBOL