7 julio, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Youtube

Seguramente, amable lector, usted jamás ha oído de los Juegos del Pacífico, o si me equivoco, he de reconocer que usted está más informado que un servidor. Si no me he equivocado y hoy se está enterando de la existencia de este certamen, ampliaré la información para que sepamos de qué estamos hablando.

Los Juegos del Pacífico, o Pacific Games, son un evento multideportivo que se organiza cada cuatro años y en el que sólo participan naciones de Oceanía, con las excepciones de Australia y Nueva Zelanda, quienes a pesar de pertenecer a tal continente, no son invitados al evento.

En el deporte que amamos, el futbol, este torneo se juega con las selecciones sub-23 (olímpicas) y se pelea a muerte, pues estos países no suelen tener oportunidades de ganar torneos de futbol y en este certamen les quitan a los rivales más fuertes del continente austral.

El verano pasado se celebraron los Juegos Papúa Nueva Guinea 2015, por lo que el continente más pequeño del planeta está de fiesta, bueno, quizás no todos en Oceanía. La pequeña isla de Micronesia tal vez no se encuentre tan feliz, o tal vez ni siquiera les interese lo que a su selección de futbol le suceda, lo que sería un alivio para un equipo que en tan solo 3 partidos lleva tres derrotas con cero goles a favor y ¡114 en contra! Sí, leyó usted bien, ciento catorce goles recibidos en sólo tres juegos.

En su debut, la selección de Micronesia enfrentó a Tahití. Al medio tiempo ya iban 10-0 y aún faltaba lo peor para los micronesios, quienes casi se llevaban la peor goleada de la historia del futbol a nivel de selecciones, pero conservaron la dignidad al caer únicamente por 30-0, un gol menos del 31-0 que Australia le metió a Samoa en 2001; sin embargo, al parecer este equipo sí tenía la intención de romper el récord y lo logró en el juego siguiente. Aunque tal vez no fije una nueva marca por no tratarse de selecciones mayores.

El segundo encuentro de Micronesia fue ante la selección de Fiji, quienes no se tentaron el corazón y al medio tiempo lo ganaban 21-0, pero mostraron algo de humanidad para la segunda mitad y sólo le clavaron 17 goles más a los pobres micronesios. El marcador final fue de 38-0 y así, ya en el tercer partido a la selección de Vanuatu, quienes sin piedad les metieron un increíble 46-0 para llegar a los 114.

Así se despidió el conjunto micronesio de este certamen, sin anotar un sólo gol, recibiendo 114 y pidiendo ayuda a la FIFA, ya que como este país no está afiliado al máximo organismo rector del futbol mundial, esperan ser integrados y que entonces mejore la situación de su futbol.

 



TU DOSIS DE FUTBOL