26 julio, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Terminó la Copa Oro 2015 y México resultó campeón.

Todo el proceso para este torneo fue turbulento, primero con la decisión de separar a las dos selecciones que irían a Copa Oro y Copa América, decisión que al final dio frutos porque se ganó el torneo de nuestra área y ahora habrá que jugar contra Estados Unidos para buscar ir a la Copa Confederaciones, sí, es cierto, el verano fue malo en general para el futbol mexicano, pero se cumplió el principal objetivo y además se tiene un equipo en la final de la Libertadores.

Después de las formas con las que se llegó hasta el partido de hoy, además de la obligación de ganar la Copa Oro, esta final era más que una prueba para los ‘piojo boys’, pues cualquier resultado adverso hubiera sido magnificado. Afortunadamente, México es campeón.

Desde la primer mitad se mostró el ímpetu necesario, aunque al comienzo no hubo orden y Jamaica se veía superior, pero ese lapso del partido sólo duró 10 minutos, poco a poco México tomó la bola, luego el control de las acciones y finalmente la delantera con un gran remate de Andrés Guardado quien entró sólo por el carril izquierdo del área y prendió un espectacular remate para el 1-0. Ese marcador duró hasta el medio tiempo.

Para la segunda mitad seguro que los jamaicanos tenían un planteamiento distinto al primer tiempo, claro, sólo caían por uno y había medio partido por delante; sin embargo, esa situación que pretendían manejar se cayó en sólo minutos, casi con un gol de vestidor, pues el ‘tecatito’ Corona se abrió espacio en la primera que tuvo y luego fusiló desde afuera del área para meter el balón abajo y pegado al poste, era el 2-0, los caribeños ya nunca se levantaron de ese golpe anímico y el resto fue una fiesta en verde, blanco y rojo.

Los aztecas tomaron el balón y empezaron incluso a cascarear, Miguel Herrera hizo cambios para ser aún más dominantes del encuentro y eventualmente se amplió la ventaja cuando un centro fue mal rechazado por la defensa jamaicana, la bola quedo “muerta” en los linderos del área chica y Oribe se encontró un regalo para anidarlo en el fondo de las redes y así hacerse presente en el marcador, marcando el 3-0 y su cuarto gol de la Copa.

Jamaica hizo el de la honra, pero sólo eso, el árbitro pitó el final del encuentro y México ganó 3-1 para terminar así la peor Copa que haya ganado, pero como ya se ha dicho, es mejor ganar como sea que perder jugando hermoso, ¿no creen?



TU DOSIS DE FUTBOL