México en la Copa América: Colombia 2001

10 junio, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images y Youtube

La Copa América es el torneo de selecciones más antiguo del mundo, su primera edición fue en Argentina 1916; sin embargo, como país del norte del continente, México no es un participante habitual, sino un invitado, por lo que su primera aparición en la justa se dio hasta 1993 en Ecuador. Fue tal el impacto causado por el ‘Tri’ en ese torneo, que desde entonces es un invitado fijo al certamen del cono sur.

En el año 2001 llegó la cuadragésima (40) edición de la Copa América y se celebró en Colombia. México ya era un invitado fijo a la competencia, el otro invitado para completar los doce equipos era Canadá, pero los de la hoja de maple rechazaron la invitación por darle preferencia a la Copa Oro y así, CONMEBOL tuvo que invitar a la selección de Costa Rica. Recordamos que en aquella época Colombia se encontraba en guerrilla, las FARC amenazaban con terrorismo la realización de la competencia y días antes de que esta empezara, amenazaron directamente a una de las selecciones participantes, a la selección de Argentina, quienes para no poner en riesgo su integridad, decidieron no participar y su lugar fue ocupado por Honduras. De esta forma, en Colombia 2001 jugaron 9 equipos de CONMEBOL y tres de CONCACAF.

La selección mexicana llegó a esta justa en medio de una crisis futbolística, Enrique ‘el ojitos’ Meza había tenido una muy mala eliminatoria mundialista y acababa de ser cesado en favor de Javier ‘el vasco’ Aguirre, quien tomaba la selección para este torneo y en busca de calificar a México al Mundial del 2002. Aguirre hizo cambios en el combinado nacional, empezó por volver a convocar a un Alberto García Aspe que ya olía a retiro, le dio el gafete de capitán y éste movió los hilos del equipo tricolor tanto en la Copa América, como en la eliminatoria, donde incluso fue el héroe de aquel recordado partido en Jamaica. El grupo “B” del certamen continental juntaba a México con Brasil, Perú y Paraguay, así es, otra vez había que enfrentar a Brasil y esta vez sería en el debut del torneo.

Para ese primer encuentro sucedieron varias cosas que quedarán en la memoria, primero, desde la inauguración se presentó una bandera mexicana sin el escudo nacional, es decir, una bandera italiana que fue posteriormente parchada para evitar el ridículo; otra curiosidad fue que México efectivamente jugó como Italia y, como si se tratara de los azzurri, los aztecas vencieron 1-0 a Brasil. El gol lo anotó Jared Borgetti apenas a los 4 minutos de juego y ese 1-0 no fue alcanzado jamás por los carioca.

La selección azteca llegó animadísimo al segundo encuentro, habían vencido al scratch du oro en su debut y ahora habría que enfrentar a Paraguay, sólo que para ese segundo partido las dos selecciones jugaron como si fueran Italia, azzurri vs azzurri y el resultado fue 0-0.

El tercer encuentro fue ante Perú. Con cuatro puntos en la bolsa ya se tenía la clasificación amarrada, México había sorteado lo más difícil del torneo y los incas parecían un rival a modo; sin embargo, no hay equipo chico y hacer confianza cobra caro, los nuestros cayeron 1-0 y con eso perdieron el liderato del grupo en manos de Brasil, mientras los peruanos aprovecharon el descalabro guaraní y les arrebataron el tercer puesto para pasar a cuartos. México calificó como segundo lugar.

En cuartos de final nos topamos con Chile, un viejo conocido y cliente habitual en Copa América, eso no cambió. A los 17 minutos Palencia cedió de cabeza para Jesús ‘cabrito’ Arellano, quien dentro del área disparó a primer poste y venció al arquero andino para el 1-0. Los mexicanos dominaron todo el juego, era mucho más probable que llegara el segundo gol nacional, que el empate chileno. Al minuto 78 Daniel Osorno recibió de frente al arco y fusiló para el 2-0 que resultó definitivo, México volvía a eliminar a Chile, total, ese es un fruto que aquí sabemos devorar.

En las semifinales el rival fue Uruguay, la histórica selección celeste había caído en un letargo futbolístico y ya no tenía a las figuras más recientes que le habían dado triunfos, como ‘el príncipe’ Enzo Francescoli, por lo que ahora se encontraban en una reestructuración y participaron en esa Copa América con puros jugadores de la Liga local, mas uno de la Liga mexicana, Carlos María Morales, del Toluca. La selección mexicana venía haciendo muy buen futbol, superaron el grupo de la muerte, le pasaron por encima a Chile en cuartos y fueron mucha pieza para Uruguay. Jared Borgetti abrió el marcador con uno de los goles más bellos de su carrera, le rompió la cadera a toda la defensa charrúa y fusiló al arquero para anotar; los uruguayos consiguieron el empate con un cabezazo tras el cobro de un tiro libre, pero el dominio mexicano seguía en el campo y era cuestión de tiempo para que cayera el gol, mismo que llegó en los botines de García Aspe con el cobro de un penal. Así los mexicanos vencieron 2-1 a Uruguay y llegaban a su segunda final de Copa América en 5 participaciones.

Llegó la gran final… El rival era el de casa, Colombia.

Después de que el torneo continental estuvo cerca de ser suspendido o cambiado de sede por la situación que se vivía en el país cafetalero, el futbol limpió las asperezas entre pueblo y Estado para levantar un nacionalismo que resonó por todo el país. Si bien, las FARC tenían “secuestrada” la alegría de los colombianos, el ver a los amarillos en la final de Copa América les volvió las sonrisas, todos animaban a su selección en busca de ganar la Copa América por primera vez en su historia y se sentía que no había nadie capaz de evitar que la hermana república de Colombia festejara por un momento entre tanta desgracia que los había invadido durante meses y que estaba aún lejos de cesar.

El Estadio Campín de Bogotá estaba repleto, completamente vestido de amarillo, en la cancha se jugaba el título continental. México salió sin miedo, claro, después de visitar El Salvador cada cuatro años, no creo que alguna afición moleste siquiera al tricolor. La primera mitad la vivoms en un suspiro, los cafetaleros atacaban sin dar tregua, pero el orden de los de Aguirre no permitía a Colombia abrir el marcador y nos fuimos 0-0 al descanso. En la segunda mitad Colombia atacó aún más y a los 65 minutos por fin abrieron la puerta azteca. Un remate de cabeza en una jugada a balón parado (otra vez) era la puntilla para los nuestros, el encuentro terminó así, 1-0, suficiente para que Colombia gane en casa su primera Copa América.

Así terminó la quinta participación del ‘Tri’ en el torneo de selecciones más antiguo del planeta, con un segundo lugar, otro subcampeonato ganado a pulso y perdiendo la final ante el que jugó mejor, esta vez el equipo local. Habían sido 5 Copas y 5 aguerridas actuaciones de México, ya se tenía el cargo de ser el “invitado incómodo” de esta justa, la que no sería más lo mismo sin el tricolor.

 

Mira que hizo México en Ecuador 1993 AQUÍ

Mira que hizo México en Uruguay 1995 AQUÍ

Mira que hizo México en Bolivia 1997 AQUÍ

Mira que hizo México en Paraguay 1999 AQUÍ

Mira que hizo México en Perú 2004 AQUÍ

Mira que hizo México en Venezuela 2007 AQUÍ

Mira que hizo México en Argentina 2011 AQUÍ



TU DOSIS DE FUTBOL