Los 15 pretextos que usas cuando pierdes en FIFA

4 junio, 2015
Escrito por: Il Fanbolero
Imagen por: Taylor McBride

Siempre es divertido jugar un FIFA con tus amigos… a menos que pierdas, eso es sumamente doloroso pero afortunadamente existe una amplia lista de pretextos que se usan diariamente para sentir que no perdimos por falta de talento sino por una conspiración del videojuego en nuestra contra.

Aquí algunas de estas joyas:

1- El control defectuoso. “Así no se puede, jugué con el control que no le sirve bien la palanca cuando giras a la izquierda”, sí claro, te metieron 5 goles porque tu control tenía un defecto mínimo que curiosamente nadie había notado antes.

2- La configuración del control. Ya que estamos con aquello de los mandos, también no falta el que misteriosamente no se dio cuenta que los botones no estaban personalizados como a él le gustan, “yo estoy acostumbrado a jugar con el clásico y no con personalizado 8”.

3- Apreté el botón pero no me hizo caso. Otra prima de las 2 que están aquí arriba, ya ibas a meter el gol y apretaste el botón de tiro pero el FIFA decidió que no lo apretaste y tu jugador no tiró, ¡les digo que es una conspiración!

4- Solo sabes meter gol de _______. Llenen el espacio con su favorita, puede ser tiros de esquina, tiros libres, rebotes del portero, centros, etcétera. Aparentemente crees que si te meten más de un gol del mismo método, éste pierde validez (no es el caso).

5- Los caprichosos rebotes. Un clásico de todos los tiempos, solo perdiste porque el juego decidió que todos los rebotes le van a caer a tu rival, curiosamente no dices nada cuando te caen a ti.

6- No es justo que tengas a Messi… o No es justo que tengas a Cristiano… o no es justo que tengas al Chuletita Orozco. Aunque generalmente se usa a los primeros dos de la lista, es válido descalificar la victoria del otro por haber tenido a un jugador muy muy bueno, aunque tú tengas a uno igual de bueno.

7- Mi portero es malísimo. Lo controla el sistema y misteriosamente siempre se avienta mal, ¿no te digo que estamos en medio de una conspiración?

8- No estaba jugando de verdad. Resulta que al empezar el juego no sabías que era “en serio” y no pusiste todo tu esfuerzo, este pretexto suele ser reforzado con dejarse meter más goles después para tratar de darle credibilidad.

9- Mis jugadores son más lentos que los tuyos. Tal vez deberías de pensar dos veces antes de escoger al Morelia si tu rival trae al Bayern Munich ¿no?

10- Tu equipo tiene más estrellas que el mío. Tal vez deberías de pensar tres veces antes de escoger a los Dorados de Sinaloa si tu rival trae al Paris Saint-Germain.

11- Fue injusto, te dominé todo el partido. Termina el juego y perdiste 3-0, tu rival tuvo 3 tiros a gol y tú tuviste 16, pero te recordamos que al final cuentan los goles y no los tiros, pregúntenle al Chelsea de Di Mateo.

12- Yo no se la quería pasar a ése. Típico que mueves la palanca hacia la derecha y tu jugador le pasa el balón al que está del otro lado y seguro perdiste por haber fallado ese pase.

13- Tengo meses sin jugar y tú juegas diario. No solo es una mala excusa, ¡¿por qué demonios tienes meses sin jugar?!

14- Te ha favorecido el arbitraje todo el partido. Te dijimos que no dejes que tu rival escoja al América y menos que haya puesto a Delgadillo de árbitro ;).

15- Tienes pésima conexión y se traba. Imposible jugar cuando la pantalla se congela cada segundo, evidentemente solo aplica cuando juegas online.

Y si nada más funciona:

 

 

 

 



TU DOSIS DE FUTBOL