Las 7 finales de Champions del FC Barcelona

4 junio, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: L.F.Salas

El sábado se juega la final del torneo de clubes más importante del viejo continente, la UEFA Champions League. Esta vez los actores serán dos de los equipos con más historia en el mundo, el italiano Juventus F.C. y el español/catalán FC Barcelona. Como ya se ha dicho, quien resulte vencedor habrá logrado el triplete europeo, pues ambos son ya campeones de su Copa y Liga nacional.

A pesar de no ser el máximo campeón de Liga, pues el Real Madrid los supera en ese rubro, el Futbol Club Barcelona es el máximo ganador de títulos en su país con 23 Ligas, 27 Copas del Rey y 11 Supercopas de España, además de 2 Copas de la Liga y 3 Copas Eva Duarte, 17 títulos internacionales y 34 regionales, lo que nos da un total de 117 copas por sólo 111 que ha cosechado el Real Madrid.

La grandeza del Barça va más allá de sus títulos, pues su afición crece por segundos. Son el equipo de moda, pero la moda ya va para diez años. Este Club ha sido voz de la UNICEF y ha llevado el espectáculo de verlos en la cancha a todos los rincones del planeta. Desde lo más lejano de Asia, hasta lo más frío del cono sur, todo amante del futbol puede apreciar el hermoso juego que los blaugrana realizan, sólo que hay miles de merengues que no lo pueden reconocer.

En Champions League la historia ganadora del Barcelona no ha salido a relucir, por el contrario, han sido más los fracasos y frustraciones que los éxitos. Basta con saber que su más odiado rival es el máximo ganador de “orejonas” con diez, cinco de ellas las ganaron en las cinco primeras ediciones de la Copa, cuando ésta fue creada para que la ganen los blancos; sin embargo, las 4 Champions que ha ganado el Barça lo dejan en el quinto lugar histórico empatado con el Ajax, pero superándolo al haber jugado más finales que los holandeses. De ganar este sábado, los culés alcanzarían en títulos al Liverpool y al Bayern München, pero pasarían a los Reds por haber jugado más finales, aunque quedarían aún por debajo de los bávaros.

Aquí un recuento de las 7 ocasiones en que el FC Barcelona ha disputado el título de Europa:

Benfica 3-2 Barcelona. 1961, Wankdorfstadion, Berna, Suiza.

La primera vez que los blaugrana disputaron un encuentro por la Copa de Campeones de Europa fue el 31 de mayo de  de 1961. El rival era el Benfica de Portugal, quienes también jugaban su primera final de Champions, era un duelo entre primerizos, aunque los portugueses habrían de jugar tres finales seguidas (1961-1963) y otras dos (1965 y 1968) para ser así un equipo de época. En aquella final, el Benfica aún no utilizaba de forma regular a Eusebio, por lo que no que jugó quien pocos años después se consagraría como el máximo ídolo en la historia del Club; sin embargo, las bases de esa maquinaria roja de los 60’s ya estaban cimentadas.

El juego arrancó entre aplausos y nerviosismo, los noveles contendientes sabían que estaban a un paso de la historia y que por ello debían buscarla. El primer gol cayó al minuto 20 con un cabezazo del delantero húngaro Sandor Kocsis, quien dentro del área dio ventaja al cuadro catalán; sin embargo, los portugueses fueron mucha pieza y lograron empatar y dar la vuelta en sólo dos minutos, anotando al 30′ y con un gol fantasma al 32′, para luego aumentar su ventaja al 55′, todavía apareció otro húngaro del Barcelona, Zoltán Czibor, quien al minuto 75 acercó a los suyos, pero no fue suficiente.

 

Barcelona (0)0-0(2) Steua de Bucarest. 1986, Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla, España.

Tuvieron que pasar 25 años para que el Barcelona volviera a una final por el título de Europa, sólo que en esta ocasión jugarían prácticamente en casa, pues el partido se celebraría en su país. El 7 de mayo de 1986, toda España (o casi toda) se vestía de azul y grana, pues el conjunto catalán jugaría por el título de Europa ante el Steua Bucaresti de Rumania. El rival parecía a modo y todo hacía suponer que la “orejona” volvía a la Madre Patria tras 20 años de ausencia, desde que el Madrid la había ganado por última vez en 1966; sin embargo, el cuadro rumano, o más bien su portero, Helmuth Duckadam, tenían todavía algo que decir, pues tras un juego completo ante 70,000 espectadores, españoles en su mayoría, mantuvo su arco en cero para que se consume el empate sin goles y se llegara hasta los penales, donde su actuación fue más espectacular aún al atajar los cuatro disparos culés y que así su equipo venciera 2-0 al Barça para levantar la única “orejona” que ha ganado. El Barça volvía a quedarse a la orilla.

 

Sampdoria 0-1 Barcelona. 1992, Estadio de Wembley, Londres, Inglaterra.

El 20 de mayo de 1992 sucedió un giro en la historia del futbol y particularmente en la de este Club. El escenario de tan glorioso día tenía que ser, por caprichos del destino, el templo más sagrado del futbol, Wembley, donde los blaugrana por fin levantaran su primera Champions. El Barcelona, comandado desde el banquillo por Johan Cruyff, contaba con jugadores como el holandés Ronald Koeman, el danés Michael Laudrup, el búlgaro Hristo Stoichkov y los de casa Jose Mari Baquero, Andoni Zubizarreta y un tal Josep Guardiola, quienes enfrentaban al conjunto italiano de la Sampdoria, un cuadro muy ordenado y sublime practicante del catenaccio. Este equipo se defendía como dios y contaba en la delantera con Gianluca Viali y su capitán Roberto Mancini, era un cuadro muy sobrio y peligroso que dificultaría al Barcelona su búsqueda por romper la cruzazulina maldición de perder finales.

El juego fue muy ríspido, los italianos empezaban a sentirse dueños de la cancha y mantenían el 0-0 que tanto les beneficiaba, sobre todo cuando sus delantero tomaban la pelota y generaban peligro, el partido caía en la tónica que quería la Sampdoria y así nos fuimos al medio tiempo. Para la segunda mitad, los de Cruyff fueron más agresivos, buscaban la portería sin cesar, pero el gol no caía. Así nos fuimos al alargue y la trágica serie de penales en el Sánchez Pizjuán no dejaba de rondar en la memoria culé; sin embargo, al minuto 111 apareció la magia. El árbitro alemán Aron Schmidhuber señalaba una falta de cobro indirecto en los linderos del área italiana, Stoichkov la movió, Baquero la tocó y Koeman le metió un fierrazo para clavar el gol del campeonato, 1-0 en Wembley y el Barcelona, que ese día jugaba de naranja, vistió playeras azulgranas sobre el uniforme de juego y levantó su primer título de Champions League.

 

Barcelona 0-4 Milán. 1994, Estadio Olímpico, Atenas, Grecia.

Dos años después de levantar su primera corona europea, el Barcelona y el AC Milán se medirían en un choque de trenes el 18 de mayo de 1994; sin embargo, el tren rossonero marchaba a toda máquina mientras que el blaugrana pareció un simple juguetito. La base de jugadores del Barcelona era prácticamente la misma que ganó el título en el ’92, pero ahora contaban con el astro brasileño Romario. Enfrente, el equipo lombardo dirigido por Fabio Capello se veía muy sólido desde las primeras líneas, donde Maldini y Tassotti daban la voz, siguiendo por un medio campo lleno de talento con Roberto Donadoni, Demetrio Albertini y el francés Marcel Desailly, para terminar adelante con el goleador Daniele Massaro. Era verdaderamente el choque más esperado del año, sin contar que meses después se jugaría un Mundial; sin embargo, este partido nos decepcionó, el Milán fue muy superior al Barça y los goleó 4-0 para levantar su quinta “orejona” y dejar al Barcelona con un récord de una final ganada y tres perdidas en cuatro viajes al duelo por el título continental.

https://youtu.be/uwMJ-AnQdlU

 

SIGLO XXI

Con el nuevo siglo llegó también un nuevo astro al firmamento del futbol, el Barcelona del siglo XXI es simplemente una implacable máquina de hacer juego, son los creadores del ya famoso “tiki taka” y desde el año 2004 tienen en sus filas al mejor jugador del mundo (sin discusión, punto) Lionel Messi. El Barça de la actualidad es el resultado de la dirección que el creador del “futbol total”, Johan Cruyff, le transmitió a sus pupilos y lo que éstos, cuando dejaron de jugar, le pudieron regresar al club.

 

Barcelona 2-1 Arsenal. 2006, Stade de France, París, Francia.

Para el 17 de mayo de 2006, cuando se jugó la final de Champions League entre el Barcelona y el Arsenal de Inglaterra, los culés todavía eran dirigidos por Frank Rijkard y tenían como máximas figuras a Ronaldinho y Eto’o en la delantera y a nuestro compatriota Rafa Márquez junto a Puyol en la defensa. Este Barça ya había conquistado la Liga Española por segunda temporada consecutiva y apenas empezaba a verse la aplanadora que serían un par de años después bajo el mando de Guardiola. Ese día, los blaugrana salieron al campo con confianza, los gunners no parecían un rival tan duro, pero poco tardaron en cambiar de idea. Los primeros minutos del encuentro transcurrieron entre balonazos y una gran lucha por el medio campo, el Arsenal era más peligroso con la llegadas del francés Thierry Henry, quien no se cansaba de amenazar, pero la mayor amenaza en la cancha era que ‘dinho’ tomara una y clavara el gol. Al minuto 18 los ingleses perdieron a su arquero, el alemán Jens Lehmann, quien se iba expulsado, pero al ’37, con un gran remate de Sol Campbell, el Arsenal cristalizaba su ímpetu y anotaba el 1-0, marcador con el que nos fuimos al medio tiempo.

Para la segunda mitad, con la intención de revertir la situación, Rijkard mandó al campo al casi novato mediocampista, Andrés Iniesta, lo que redituó en mayor control del balón y una secuencia de llegadas, aunque el Arsenal se veía más peligroso con los contragolpes; sin embargo, la paciencia blaugrana rindió frutos cuando Eto’o, quien estuvo a punto de empatar el encuentro sobre el final del primer tiempo, logró anotar al 76′. Cinco minutos más tarde apareció Belletti y definió dentro del área chica para el 2-1. El Barcelona volvía a ser campeón de Europa, esta era su segunda copa en cinco intentos.

 

Barcelona 2-0 Manchester United. 2009, Estadio Olímpico de Roma, Roma, Italia.

El 27 de mayo de 2009 se encontraban otra vez el Barcelona y un cuadro inglés en la final de la Champions, sólo que esta vez no era el Arsenal de Thierry Henry (entonces jugador del Barcelona), sino el implacable campeón reinante de Champions, el Manchester United, invicto en finales de la justa continental con tres títulos y que contaba en sus filas con el jugador que ostentaba el “Balón de Oro”, Cristiano Ronaldo, además de Wayne Rooney, Michael Carrick, Ryan Giggs, el francés Patrice Evra y Edwin Van der Sar en la portería, era un equipazo.

El Barça, por su parte, tampoco era el mismo que campeonó en 2006, ya no estaban Ronaldinho ni Márquez, ahora eran dirigidos por Guardiola y se presentaban como una verdadera máquina en el campo. La defensa central era propiedad de Puyol y Piqué, la media cancha la movían Xavi, Iniesta y Busquets, mientras que la delantera la conformaban Henry, Messi y Eto’o, vaya equipo, fue mucha pieza para el United.

El partido se jugó con mucha precaución, nadie quería ceder un centímetro a las figuras rivales. La primera de peligro fue para el United en un cobro de tiro libre que lanzó CR7, pero fue bien atajado en el fondo por Víctor Valdés y así siguió la tónica del encuentro hasta que Eto’o definió en el área tras un recorte y abrió la cuenta al minuto 10, lo que obligaba al United a buscar la igualada y le permitiría al Barça contraatacar, pero los blaugrana prefirieron controlar el balón y el juego. Ya en la segunda mitad, al minuto 70 apareció Messi, por extraño que parezca, con la cabeza, para anotar el segundo y sepultar así al United que aunque buscó, no pudo siquiera controlar el balón, mucho menos meterlo. Ese Barcelona es de lo mejor que el mundo ha visto en un campo de futbol.

https://youtu.be/Vx15kplJtLk

 

Barcelona 3-1 Manchester United. 2011, Estadio de Wembley, Londres, Inglaterra.

¡Qué gran cantidad de sentimientos encontrados!

El 28 de mayo de 2011, el Barcelona volvía al templo sagrado del futbol, a Wembley, el estadio donde los culés habían conquistado su primer campeonato europeo, volvían a jugar ante el equipo contra el que habían levantado su más reciente “orejona” y coincidía que tanto el estadio, como el rival, eran del mismo país. Hay mucha historia entre el Barça, Inglaterra y la UEFA Champions League.

Ese día los blaugrana tenían a su capitán, Carles Puyol, con algunos problemas físicos, por lo que no inició; sin embargo, la defensa culé no sufrió al cubrir muy bien esa baja con el ingreso del ‘jefecito’ argentino, Javier Mascherano y Gerard Piqué. Con relación a la última vez que chocaron por una “orejona” las plantillas del United y del Barça no habían cambiado tanto, los de la ciudad condal habían renovado su delantera tras las salidas de Henry y Eto’o, pero ahora eran Villa y Pedro los que acompañaban a la ‘pulga’; por su parte, el United ya no contaba con Ronaldo, pero en su lugar tenían a Javier ‘chicharito’ Hernández. Este juego habría de sacar chispas.

El primer gol del encuentro fue por conducto de Pedro, quien tras un gran pase de Xavi definió por abajo al poste del arquero que esperaba un tiro cruzado, 1-0 para el Barça y parecía revivirse la final de un par de años atrás, pero los Red Devils tenían otra idea. Al minuto 34 Rooney tomó la bola en el último tercio de cancha, se acompañó con una pared y condujo hasta el borde del área para ceder a Giggs, quien le regresó al ‘niño malo’ y éste anotó colocando su disparo con la pierna interna, era el 1-1 y la locura explotaba en Wembley, ese marcador se sostuvo hasta el medio tiempo. Lo mejor estaba por venir.

En el segundo tiempo volvió la magia a los pies barcelonistas. El futbol total que este Club practica desde las épocas de Cruyff y que fue mejorando con el paso de los entrenadores, empezó a funcionar como está diseñado para hacerlo. Durante el comienzo de la segunda mitad, el Barça ya dominaba, pero no era tan peligroso como quisieran, hasta que al minuto nueve, es decir al ’54 de tiempo corrido, apareció Messi y disparó raso desde afuera del área para reflejar el dominio en el marcador, el United no volvió a tener juego y al minuto 70, tras una gran jugada de Messi, la bola llegó a David Villa, quien disparó desde afuera del área para meter un verdadero golazo. Era el 3-1, el dominio culé era avasallador y sólo era cuestión de tiempo para que el Barcelona fuera campeón de Europa por cuarta vez. La copa no fue levantada por el capitán (Xavi) sino por Éric Abidal, quien acababa de vencer la lucha contra el cáncer.

https://youtu.be/ptCfeys0FlU

Ya pasaron poco más de cuatro años desde la última vez que el Barcelona tuvo la oportunidad de coronarse campeón del viejo continente, este sábado tendrán una nueva oportunidad y otra vez serán rivales de un histórico del futbol mundial, tal y como les sucedió en 1994, en 2006, en 2009 y en el 2011. Los blaugrana deberán salir a buscar la Copa con todo, porque su más odiado rival, el Real Madrid, es el actual campeón y máximo ganador de esta justa.

 

Entérate de las 7 finales que ha jugado la Juventus  AQUÍ

 

 



TU DOSIS DE FUTBOL