Las 15 frases más típicas del futbol callejero

24 junio, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: kc7fys

Hoy por la mañana, en nuestras redes sociales, invitamos a nuestros amigos fanboleros a recordar las frases que utilizaban con sus cuates cuando echaban la “cascarita” en la calle, tuvo mucho éxito. Tras la gran cantidad de respuestas que les agradecemos, pudimos notar una constante que por lo visto se daba en todos los barrios: las reglas y el lenguaje son prácticamente los mismos.

Muchas de las frases se refieren a la organización del partido y cómo armar los equipos, las porterías y las dimensiones de la “cancha”; otras tantas hablan de las reglas, hay frases que se usaban para festejar el gol, para aclarar una disputa o incluso, para las posiciones, bueno, de esta última solo hay una: “el gordo para”.

Aquí un top 15 de lo que se escucha en estas famosas “cascaritas callejeras”:

15. Sólo goles limpios. Esta frase no es muy clara para quien no ha jugado. La cosa es que con las porterías improvisadas no hay postes, y por lo tanto, cuando un tiro pasa muy fuerte y angulado es dudoso si “entró” o no, por eso, al advertir que sólo valen los “goles limpios”, se queda en que no entró. Un complemento de esta frase es: “de la cintura para abajo”, lo que refiere a la altura de la portería.

14. Safo (parar/retar). Esta es para evitar hacer algo que no se quiere; sin embargo, en estos desplantes de futbol llanero se tienen que jugar en todas las posiciones de la cancha y hasta da para sentirse como uno de los ídolos. Puedes gritar “Meeeessi” cuando te burlas al vecino o “Huuuugo” si metes un gol de chilenita, pero también hay que saber decir “Coroooona” cuando atajas un penal y “Ochooooa” cuando te toca sentarte a retar.

13. Gol o penal. Frase un poco estúpida que se usa cuando pasa algo extraño y ese suceso afecta directamente a alguno de los equipos o cuando se infringe una regla de forma descarada. El equipo directamente afectado le ofrece al beneficiado que elija entre estas dos opciones, gol o penal. Decimos que es una frase medio estúpida porque nunca, jamás, se ha visto a alguien que escoja el gol, total, el penal siempre se puede fallar y el gol, pues es gol y punto.

12. ¡Reto! Esta es la frase del que llega tarde. Cuando sabes que tus cuates ya están echando la cascarita en la cuadra y tú (por burro) sigues haciendo la tarea, ya sabes que vas a llegar a esperar tu turno para jugar. Cuando por fin te aproximas al improvisado Estadio Azteca de la cuadra gritas desde lejos: “retoooo” a lo que pueden haber tres posibles respuestas: 1. vas de Miguel (o como se llame el que tiene la última reta); 2. cuando se trata de un buen jugador, la respuesta suele ser: “entras en mi equipo, vamos de éste”; y por último, 3. cuando gritas “retoooo” desde lejos y te contestan: “ya acabamos, este es el último”, entonces recuerdas a la santa madre de la profesora que dejó tanta tarea y a tu propia abuela porque tu madre no te dejó salir antes, sientes el dolor de que ya no jugarás hoy y te quedas tú sólo (o con algún maletón) echando unos penales o pateando la bola contra una pared.

11. El que la saque la juega. Esta típica frase se refiere a la regla que se aplica cuando el balón se queda atorado abajo de un coche estacionado. Es muy sencillo, agacharse y arrastrarse abajo de un coche para sacar el balón implica ensuciar toda la ropa y el consecuente regaño de mamá, por eso, el que decida ir por ella, tiene la ventaja de conservar el esférico y su equipo reanuda con saque de banda, ya sea “de mano” o “de pie”.

10. El que la vuele va por ella o la paga. Con esta frase se protege a todos los jugadores y particularmente al dueño del balón, de algún jugador (normalmente poco talentoso) que golpea la pelota demasiado fuerte y sin dirección. Si se juega en un amplio terreno, sólo debe ir a recuperar la bola para que siga la diversión, pero si se juega en un espacio con límites, volar la pelota resultaría en el fin del juego y por eso, además de recibir una lluvia de mentadas, el que voló la pelota se ve obligado a resarcir la pérdida de quien amablemente prestó su balón.

9. De ese poste al suéter y del coche a la cubeta. Esta frase (y sus similares) no fue tan citada como otras, pero consideramos que es necesaria ya que si no se arman las porterías y la cancha, pues tampoco se arma la cascarita, por eso está en el número nueve de nuestro conteo.

8. No se valen cañonazos. No hay mucho que decir sobre ésta, es decir, si estás jugando futbol pues tienes que aceptar las facultades de tu rival, así se trate del mismísimo Roberto Carlos, el que le pega duro tiene derecho a usar sus armas. La única variante en la que esta frase/regla tiene sentido, es cuando están jugando mujeres o niños, y más aún, si uno de ellos está de portero.

7. El más gordo para. Casi todos prefieren ir a la cancha que al arco y por eso esta frase que se dice al interior de cada equipo y debe tener su fundamento en que el gordo del equipo tapa más del arco, o en que se piensa que sus capas extras en el cuerpo le protegen en caso de aventarse a parar un balón. Personalmente no lo entiendo, pero es porque a mi me gusta porterear, seguro ese gusto viene de mi infancia en la que siempre fui más “redondito” que el resto de mis amigo. Ni modo amigos grasa, así es esto.

6. A tres y buena. Frase que es casi una regla de oro del futbol callejero y define la duración del partido. Tiene variantes como “a cinco” o “a dos”, todo depende de que tan cortos o largos se quieren los juegos; por su parte, “la buena” es una variante que obliga al equipo vencedor a ganar por dos goles, porque si sólo te falta meter “la buena” y te empatan el juego, pues “sube” y así continúa el partido. Normalmente “la buena” no aplica cuando hay retas porque hace que los partidos duren más, pero es una incondicional cuando se juega de apuesta.

5. Es de a chesco. Esta frase le da intensidad a los partidos, se aplica cuando hay una tiendita cerca y sólo significa que el equipo perdedor deberá pagarle los refrescos al que gane. Existe una variante cuando incluso se acuerda quién le paga quién exactamente, es entonces cuando metes un gol y le dices a tu cuate del otro equipo: “bien frío y de manzana”, para festejar tu anotación.

4. Pido ser Borja. Aunque el narizón Enrique Borja tiene años de haberse retirado de las canchas, recordamos que fue el ídolo del Chavo del 8, quien siempre que jugaba futbol en la vecindad escogía ser este jugador. Con el paso del tiempo, todos los niños han elegido a sus héroes como personaje para representar en sus partiditos, por eso la frase es inmortal y sólo ha cambiado por: pido ser: Negrete, Hugo, Campos, Zague, Bebeto, Baggio, Ronaldo, Cuauhtémoc, ‘el matador’, Zidane, Totti, Kikín, Messi o Cristiano, sólo depende a quién le va el niño y en qué año vive.

3. De cabeza vale doble. Esta frase es muy clara, se utiliza cuando se están echando las retas y ayuda a que los juegos se acaben más rápido. Es una regla que dice que un gol de cabeza, por su dificultad, vale por dos goles, pero en algunas ocasiones tiene sus variantes, sobre todo cuando se está jugando “con buena” y el cabezazo es el último gol del conteo regular… ¿Se vale que ese gol te de directamente el triunfo?

2. Coche, coche, coche. Esta es una advertencia de que un vehículo automotor se acerca a la cancha (calle) y hay que parar el balón para que el automóvil cruce y pronto se reanuden las acciones. Lo malo es cuando este coche, coche, coche se quiere estacionar justo en una de las porterías, es en ese momento cuando puede acabarse el partido, o bien, cambiar la portería por una que vaya “de ese pinche coche al suéter de José”.

1. ¡Bolita por favor! Esta frase siempre es sin duda la más popular en el futbol callejero y ejemplifica la “hueva” de ir por el balón. Se utiliza cuando además de “la cancha”, hay suficiente espacio para que se desarrollen otras actividades, es decir, cuando hay otras personas platicando o jugando a otra cosa cerca. Se vuela el balón, llega hasta donde existen otros seres que incomprensiblemente no quieren jugar futbol y entonces se les invita a ayudar a tu partido. En simple español, a los que no juegan y les llega tu balón, les pides que por favor lo devuelvan para no tener que ir por el.

Por último una mención especial. Esta frase se utiliza sobre el final de casi todas las “cascaritas”, desde las más apretadas que se tiene que acabar porque ya se está haciendo de noche, hasta las “jaladas” que ya van 15-0 y en las que sólo se sigue corriendo por diversión. Esta es una frase que anuncia que el final del partido se acerca, y como no nos queremos despedir de esta nota con un simple adiós, aquí mejor diremos “GOL GANA” y ya cayó ese gol.



TU DOSIS DE FUTBOL