A un año del #NoEraPenal, ¿o sí? [videos]

29 junio, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Fanbolero

Hoy son exactamente 365 desde que nos eliminaron del Mundial Brasil 2014. Aquel día todos los mexicanos nos reunimos con los cuates, sacamos las chelas, planeamos la carnita asada y nos preparábamos para ver el México vs Holanda de los octavos de final, era un día festivo, pero acabó en tragedia.

Desde el principio sabíamos que la selección holandesa era favorita, la fiesta tricolor se esperaba acompañada del juego y sólo más optimistas se atrevían a vaticinar un triunfo azteca.

El encuentro arrancó y los ‘piojo boys’ tomaron la pelota, se plantaron en el campo y a los pocos minutos ya jugaban con Holanda al “tú por tú”, así, sin miedo, como todos los esperábamos.

Del primer tiempo no hay mucho que recordar, algunas acciones de ambos equipos y por ahí un disparo lejano de México que pasó cerca del marco holandés. Sólo hay una que podría quedar en la memoria, sobre el final de la primera mitad, Arjen Robben se metía al área, primero es ligeramente trabado por Rafa Márquez y luego luego es derribado con una durísima barrida de Héctor Moreno, quien incluso salió lesionado y hasta debió ser operado días después.

Para el segundo tiempo los nuestros salieron inspirados, apenas corrían un par de minutos cuando el ‘maza’ mandó un pelotazo, el rebote le cayó a Giovani, quien recortó hacia su izquierda entre la férrea marca que le apresuraba y cruzó un tremendo zurdazo que se anidó en la cabaña naranja. Era momento de empezar a soñar.

A partir del gol el juego cambió, Holanda se fue al ataque buscando el empate y Miguel Herrera echó atrás a los nuestros buscando conservar la ventaja. Los cambios indicaban la intención de volverse peligroso con contragolpes, pero más bien se volvieron medrosos y acobardados, una lástima de equipo. Nos salvamos dos veces cuando los remates finales de los holandeses se estrellaban en la humanidad de Ochoa y una más que apenas salió desviado, pero ya no nos pudimos salvar tres veces; al 88′ se cobro un tiro de esquina en favor de Holanda, en una jugada planeada Huntelaar le rechazó el balón a Wesley Sneijder, un especialista que tomó el balón y lo clavó en la cabaña de Ochoa para empatar el marcador con menos de dos minutos de tiempo regular en el cronómetro.

Se había esfumado el triunfo, este fue un cubetazo de agua helada y lo peor estaba por venir. Ya en tiempo de compensación sucedió lo que pasó a la historia. Arjen Robben dejó plantado a un tímido Layún afuera del área, ingresó por la línea final y Rafa Márquez plantó estúpidamente su pie frente al delantero holandés, dándole un pequeño pisotón dentro del área, Robben aflojó y se dejó caer, el árbitro portugués Pedro Proença señaló el famosísimo penal, Huntelaar lo anotó sin problemas y en menos de 5 minutos pasamos del 1-0 al 1-2, la fiesta se convertía en luto, estábamos fuera del mundial.

Aquí un resumen completo del partido:

https://youtu.be/jwJcnST2FXU

Antes del partido casi todos los mexicanos nos reunimos con los cuates y nos preparábamos para ver un partido del Mundial, no había expectativa de triunfo pero sí de disfrutar del juego. Terminando, las reuniones estaban en silencio, el sentimiento fue como de robo, o de Robben, parecía que nos habían arrebatado la alegría del rostro, pero de hecho sí fue así. A tan sólo unos minutos de eliminar históricamente a Holanda, México la cruzazuleó, nos dieron la vuelta, quedamos fuera.

Personalmente, al minuto 87 del partido ya estaba preparándome para ir al ángel a festejar, cinco minutos después quería irme pero a la chin…@. Supongo que no fui el único con un caso similar, tanta tristeza se hizo sentir.

Una de las expresiones de dolor más recordadas fue la de esta simpática niña con su canción:

Además, el ingenio mexicano arremetió contra Robben creando una gran cantidad de memes sobre el suceso y el famoso #NoEraPenal, del que se hicieron desde camisetas y estampas, hasta comerciales de televisión, sufrimos mucho ese día y aún nos duele, pero así es esto del futbol. Además, si Márquez no le pone el pie en una jugada que ya estaba controlada, pues no era penal; si Layún baja a Robben antes de que se meta al área, pues no era penal, si el árbitro marca la falta sobre Robben de la primera mitad, la que sí era penal, tal vez Robben no se tira este clavado, tal vez nos goleaban o tal vez nosotros les dábamos la voltereta, pero sobre todo, si el ‘piojo’ no echa al equipo atrás, nada de esta tragedia hubiera sucedido.

Así, amigos fanboleros, un servidor propone que en lugar de crear un #NoEraPenal, mejor le hubiéramos hecho uno al piojo que dijera: #NoEraPa’trás.



TU DOSIS DE FUTBOL