Un justo empate en el Superclásico

26 abril, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Se acabó la espera, por fin llegó la hora que todos esperamos desde hace una semana, el momento en el que empezara el partido que divide a la nación, el Clásico Nacional.

El Omnilife recibió a casi 50,000 espectadores, en su mayoría aficionados de las Chivas, para ver el enfrentamiento entre los más grandes rivales de nuestra Liga. El encuentro arrancó, la presión del Omnilife parecía una simple melodía con la que los aficionados tapatíos acompañaban el partido, un juego muy trabado y con un Guadalajara ligeramente dominador.

Al minuto 15 el estadio explotó, los seguidores Águilas reventaron con el grito de gol y los de Chivas de coraje, pero ambos tuvieron el privilegio de ver el golazo de Paul Nicolás Aguilar. Llegaba la primera alegría a las tribunas y el momento era para los amarillos, quienes tuvieron la oportunidad de ampliar la ventaja apenas unos instantes después en los pies de Benedetto, pero su remate salió desviado. Desde entonces, el esquema de Matosas dejó de parecerse a ese juego con el que nos maravilló al frente del León y se convirtió en una cátedra de orden al más puro estilo “Lapuentista” que en su momento dio grandes resultados al ‘ave’.

Las Águilas empezaron desde entonces a pasear el balón, las Chivas, fieles al estilo del ‘chepo’, fueron tan pacientes como sistemáticas. A pesar del efecto que el gol de Paul Aguilar tuvo sobre la tribuna, haciendo que el chivas-chivas se convirtiera en un menos sonoro vaaaaaamos; en la cancha, el gol, el gran táctico del encuentro, no modificó nada en el planteamiento de Guadalajara quienes de pronto tomaron el balón y empezaron a mostrar peligro de a poco, empezando al minuto 25 con un sorprendente remate de Marco Fabián, quien prendió un balón de media tijera y pasó por encima del arco de Muñoz. La afición de Chivas empezaba a despertar también.

Dados los resultados que el América ha sacado en los últimos encuentros, perder el clásico no era opción, por ello, el orden con el que se desenvolvía el cuadro azulcrema era fundamental, los rayados no lograban romper la última línea y sus únicos jugadores que alcanzaban a tocar alguna bola en el área rival, tenían que rematar o tocar hacia atrás. Chivas no hallaba como entrar al área, el Ame se sentía cómodo así y entonces nos fuimos al medio tiempo con un 0-1 en favor de la visita.

Inició la segunda mitad y Rubens Sambueza abandonó el campo con molestias físicas, su lugar fue tomado por el defensa goleador, Paolo Goltz. La intención azulcrema de jugar al contragolpe era clara, las Chivas tendrían que buscar el empate con el reloj como rival.Guadalajara sólo se acercaba al gol con disparos de larga distancia del ‘deditos’ Raúl López, pero todos salían desviados. Al minuto 56, el ’11 del segundo tiempo, Carlos Salcido sufrió una pequeña lesión y tuvo que abandonar el campo, fue entonces que el ‘chepo’ se mostró valiente y al ’57 mandó al campo a su talismán de la semana, Aldo De Nigris.

Las Chivas pondrían más balones al frente y las Águilas, con el marcador de su lado, tendrían que mantener el orden y buscar el segundo en los contragolpes que ya habían anunciado, el juego entró en esa tónica y sería un juego de sufrimiento con llegadas en uno y otro lado de la cancha, los balones largos se volvieron una constante y el reloj seguía corriendo, hasta el minuto 61, cuando las Águilas casi consiguen el 2-0 por segunda ocasión y otra vez fue Benedetto, quien sacó tremendo cabezazo para que Luis Ernesto Michel haga la gran atajada de la tarde, evitaba un gol que sería lapidario con menos de media hora por jugar. Un minuto más tarde, todo cambió.

Al ’62, un jugador del ame no pudo reventar y perdió el balón en su primer cuarto de cancha, con el rebote para el rebaño, vino un pase filtrado al área y apareció San De Nigris, el delantero de Chivas que más ha marcado en los últimos encuentros lo volvió a hacer. Aldo recibió, se perfiló para golpear de derecha y le hizo un recorte a Pablo Aguilar que posiblemente lo mande al quiropráctico. Mientras Aguilar dejaba su cadera en el campo, De Nigris se perfilaba para golpear de zurda, sacó un balazo que Muñoz alcanzó a desviar, pero el balón llevaba demasiada potencia y fue a anidarse en las redes pegadas al poste derecho de la cabaña de Coapa. 1-1, el Omnilife era la locura y ahora eran las Águilas quienes habrían de sufrir, quienes empezaron entonces a romper el juego, pero sin perder su formación y llevando el tiempo en un vaivén de balón, de su área al medio campo y con pequeños destellos e intentos de avanzar por la banda, les hacía falta Sambueza y su talento para generar, lo que suplieron con un orden del Calcio italiano para tratar de no perder… Misión cumplida.

El partido se acabó, el América rescató un empate que les deja sabor a victoria a pesar de haber sido alcanzados. El ratonerismo de Matosas fue castigado al arrebatarle una victoria que estaba logrando por la genialidad de Paul, pero el orden y la pulcritud con la que se acomodó el ‘ave’ harían injusto que perdiera. Clásico empate en el Omilife, beneficio para ambos y dos jornadas por delante. Las Chivas mantienen el superliderato por tercera semana consecutiva, el América se salvó de caer de la zona de clasificación.

Terminó la semana de clásico, el juego fue intenso, el resultado justo y mañana los amarillos y los de rayas se saludarán en la calle, en la escuela y la oficina, unos pensarán que el otro se salvó y los otros sólo sonreirán, sabiendo que salieron del estadio en zona de liguilla, donde unos cuantos triunfos te hacen campeón de la Liga MX.

https://youtu.be/pHcLqe8LjMQ



TU DOSIS DE FUTBOL