Un gran profesional

22 abril, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Desde que mandas un whatsapp en la oficina, pasando por los diez minutos extras “pal cigarrito” después de comer, checar el Facebook o el mail, los que juegan en el celular y hasta los descarados choferes y policías que se estacionan y duermen en las horas de trabajo, cualquier tipo de pérdida de tiempo durante las labores es un costo para el empleador.

Javier Hernández es un gran profesional y juega en el mejor equipo del mundo (no discutamos, así suena mejor). Le ha tocado estar muuuucho tiempo en la banca y aún así, entrena todos los días junto a los mejores de su profesión, se dedica a su trabajo y se enfoca en lograr sus objetivos y los de la empresa que lo contrató, ¿sus objetivos?, simple, sólo tiene que meter goles para el Real Madrid, ¿los de la empresa?, ganar cada partido, torneo y hasta volado que se dispute.

¿Qué tan difícil puede ser?, hasta yo con mis patas chuecas he clavado algunos balones en las redes de cualquier portería o similar cuando hay un balón y amigos que quieran jugar. Claro, también he jugado Call of Duty y eso no me convierte en Marine, ni cada vez que me hago un sandwich (y me quedan buenísimos) me convierto en chef.

Jugar en el Real Madrid es el equivalente a que usted trabajara en una de las tres o cinco empresas más importantes del mundo en su ramo o industria; ser jugador de banca del Real Madrid, es como si usted trabajara en una de esas mismas empresas, pero sin ser el director del área, sólo adquiriendo sus responsabilidades cuando ese director no está, a final de cuentas alguien tiene que sacar la chamba.

Chicharito es un jugador muy efectivo y los minutos que pasa en la cancha los traduce en goles. A los cangrejos mexicanos les encanta llenarse la boca de los minutos que Javier no juega y gozan de verlo sentado, pero ¿acaso no se dan cuenta que ese tiempo en la banca, hace que cada gol que mete confirme su calidad como delantero?

Hoy Javier Hernández jugó un partido de Champions desde el inicio, pasó 88 minutos sin anotar e incluso con un par de fallas que seguro cualquiera de ustedes, amigos lectores, cree que metería. De pronto recibió un pase de CR7 en el área, remató y anotó el único gol que vio el derby madrileño en 180 minutos de su edición 2015 de Champions League.

El gol del ‘chicharito’fue suficiente para que los merengues vuelvan a mandar sobre los colchoneros, los deje fuera del torneo más importante del mundo y permita a la afición blanca dejar el escondite que habitaban desde la última goliza ante el ‘Atleti’ para de nueva cuenta salir a festejar en La Cibeles.

La afición merengue hoy festeja y su ánimo está en el cielo. Todo el madridismo hoy sueña con la onceava orejona que sólo está a tres partidos de distancia. El Bernabéu registrará más llenos, se venderán playeras y todo tipo de parafernalia y la directiva del Club estará cada vez más cerca de lograr sus objetivos, hoy tuvo un éxito.

Ahora le pregunto, amable lector: si usted fuera un alto directivo del Real Madrid, ¿estaría satisfecho con el desempeño de su delantero?



TU DOSIS DE FUTBOL