Sábado de clásicos y domingo de bullying

3 abril, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

El sábado se juegan dos clásicos de nuestro futbol mexicano. A las 17:00 hrs. en el Estadio Azteca las Águilas recibirán al Cruz Azul. Cuatro horas más tarde, a las 21:00 hrs., será el Atlas quien le haga los honores a las Chivas rayadas de Guadalajara en el Estadio Jalisco.

Esta jornada sobresale de las demás por enfrentar a equipos que han logrado imprimir tradición en sus duelos, sólo faltaría que también se jugara el Tigres vs Rayados (como ya ha sucedido antes) para que fuera la locura total. Los clásicos son precisamente eso y como tal deben jugarse. Esta jornada, una jornada con dos clásicos que podría verse marcada por el futbol y la gran rivalidad, es más probable que sea marcada por el bullying, incluso, podríamos afirmar que así será.

Empecemos por el primer clásico del día. La última vez que estos equipos se enfrentaron el Cruz Azul goleó al ‘ave’ 4-0; sin embargo, ¿qué importa la goliza? el recuerdo más poderoso de estos enfrentamientos es aquella final en la que el ‘cata’ Domínguez y Alejandro Castro (sin mencionar al árbitro que no marcó las faltas ofensivas en los goles) le dieron a los aficionados cruzazulinos la mayor decepción de su vida. Tenían todo para romper la malaria y quitarse las burlas de no campeonar precisamente frente al equipo con la afición que más los molesta, no sólo cuando ganan, sino siempre. El ‘cata’ Dominguez dejó pasar el primero, Castro metió un autogolazo y falló su penal, Layún anotó el suyo y el resto es historia. Claramente el bullying del momento no se hizo esperar, lo que nadie esperaba fue que sin importar a que equipo se siga, todos en México nos hemos sumado a la gracia que causa este desdichado equipo azul. Son la burla del país y hasta si llegaran a ganar mañana, lo seguirán siendo por pechofríos, irrelevantes y derrotistas… ¿Qué le quitaría esa maldición al Azul? sólo una cosa, ganar el campeonato, ¿qué nos ha mostrado la historia? sólo otra cosa, que esto no sucederá fácilmente.

El rival son los de amarillo, vienen de recibir diez goles en tres encuentros pero no se les puede decir nada al respecto porque aún jugando pésimo y arrastrando su propio prestigio en menos de un mes, siempre son los orgullosos campeones, los máximos ganadores de la historia del profesionalismo en México, los que se beneficiaron del Prode 85 (torneo no oficial hasta que Chivas superó al América en campeonatos), del Urreazo en Querétaro, los de los penales una hora después de ser eliminados por Morelia para cambiar el resultado de aquella ochentera semifinal, los que fueron perdonados en la semifinal del Verano 2001 cuando Ríos taclea a ‘parejita’ López y no se marca el penal que los hubiera eliminado, los que el mismo torneo juegan la final contra su “hermano” y se les da por bueno un gol en offside para luego campeonar y los mismos que vencieron a Cruz Azul para empezar la ola interminable de burlas a los seguidores de La Máquina, esos azules que sí se aguantan. Los americanistas se han acostumbrado a ganar y cualquier cosa que no les guste la consideran inmediatamente un sacrilegio, encuentran en cualquier palabra la razón para hacer un río de lágrimas y exigir que se detenga la burla, son los más burlones de la Liga y cómo lloran si se les dice algo, ojalá fueran la mitad de hombrecitos como son los azules que sí han sabido aguantar, o mas bien, no han tenido de otra.

Pasamos al segundo clásico del día, el Atlas vs Chivas y más razones de sano bullying futbolero. Estos equipos ya empezaron a picarse desde hace días. Que si más fidelidad y menos cuernos, que si 64 años de infeliz fidelidad, que si yo quiero usar el Jalisco y que le vendas boletos a los míos, que si el Jalisco es mío y no te vendo boletos, que si lloriqueos y lloriqueos de ambos lados y más lloriqueos de Tomás Boy sólo porque sí.

Las Chivas están peleando el descenso, razón suficiente para voltearlos a ver y dibujar una pícara sonrisa en el rostro. Los seguidores de Chivas han alumbrado durante toda la historia cada vez que el arbitraje le ha ayudado al América, son expertos en encontrar fallas a favor de los amarillos incluso cuando no las hay, y ahora, entre tanta desesperación por la permanencia, los mismos rayados se han visto beneficiados por el arbitraje en algunas ocasiones, aunque es justo decirlo, también se han visto perjudicados por los de negro en otras. Al parecer, según cada foro y página de futbol, los aficionados de todos los equipos han vetado a los aficionados Chivas de su derecho natural de burlarse de los demás cuando pierden hasta que salven el descenso. Qué importa si el rebaño ahorita está en tercer lugar de la general o si va a jugar la final de copa, desde la perspectiva del resto de los equipos, ningún chiva se puede burlar de nadie porque van a descender, es más, qué importa si ya casi la libran en esta lucha con UdeG y Puebla, mientras sigan en la tabla del descenso seguirán siendo (junto a los azules) la gran burla de todo el país.

Enfrente tienen a los zorros del Atlas comandados Tomás ‘el llantitos’ Boy, quien ya empezó a resguardar su espalda por si no se le dan las cosas, digamos, en otras palabras, que Boy ya abrió el paraguas por si llegara a llover. El DT rojinegro señaló que las Chivas se han visto beneficiados durante el torneo, debería recordar qué le pasó a Caixinha cuando señaló lo que ya todos sabemos del ‘ave’. Ahora, ¿qué pueden decir los rojinegros del Bullying?, si el Cruz Azul ha sido la chancla del país por no ganar desde 1997, el Atlas ya ni chancla es, estos han perdido finales, peleado descensos, han sido goleados por todos y hasta visto campeonar equipos que ya ni existen desde la última vez que ganaron una Liga… 64 años sin ser campeón!!! ¿Con qué cara puede un atlista decirle cualquier cosa a alguien más?; lo único que puede enorgullecer al Atlas es eso, su afición, los que han contestado con un rotundo sí a la pregunta de John Lennon: “¿Will you still need me, will you still feed me, When I’m sixty-four?”

Mañana serán estos partidos y en cuanto terminen empezarán las burlas, ahora sólo esperemos que los burlados no seamos todos los espectadores con los sendos y terribles 0-0 que los juegos como estos, que tanto se pican y calientan, suelen arrojar.



TU DOSIS DE FUTBOL