El adiós de un grande y la magia de la Copa MX

22 abril, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images y Pietro & Silvia

Por si había alguna duda sobre la magia de la Copa MX, donde todo puede suceder, ayer el virtual equipo descendido venció por 4-2 al equipo que hoy es superlíder de la Liga MX y con esto, el gran Cuauhtémoc Blanco se despidió del futbol profesional como un jugador tan exquisito lo debe hacer, venciendo a su “archirival” y levantando un trofeo de campeón.

Las tribunas del campo de batalla estaba llenísimas, todos los aldeanos querían ver el desenlace de esta historia. Habían demasiados elementos que harían de este juego un espectáculo, uno de ellos era la oportunidad de dos figuras para hacer historia, pero sus entrenadores los dejaron en la banca.

El encuentro arrancó e inmediatamente la magia de la Copa se hizo presente, la parcialidad camotera que ha sufrido tanto a últimas fechas, comenzó su festejo desde el primer instante. Apenas corría el minuto 7 de juego cuando un recentro de cabeza de Matías Alustiza en el área del Guadalajara dejó a Facundo Erpen de frente al arco, este remató con fuerza y el consiguió el 1-0 que cayó como balde de agua helada al rebaño y fue una inyección de ánimos para Puebla y toda su afición.

Los de La Franja siguieron atacando, el mágico campo parecía danzar al compás de los toques que realizaban los Camoteros, llegaban al área del rebaño una y otra vez y se veían muy peligrosos en las varias ocasiones a balón parado que se les presentaban, hasta que por esta misma vía, al minuto 26 apareció el Rey Luis Gabriel, quien cabeceó el cobro de un tiro libre y consiguió el golazo que le daba más calma a los de casa, pero que no limpiaría su autogol de hace dos semanas que los alejó de la permanencia en Primera.

El tiempo corría, los locales se adueñaban cada vez más del terreno y los de Chivas sólo esperaban el fin de aquel obscuro lapso para que en el descanso pudieran reagruparse y buscar la igualada en la segunda mitad, y así sucedió.

El segundo tiempo arrancó con un cuadro rojiblanco que empezó a ordenarse y a tomar el balón. Transcurrieron sólo 9 minutos de la segunda mitad y los espíritus del terreno hicieron su aparición, Aldo De Nigris envió un servicio con comba al área, nadie tocó el balón y este se metió en la cabaña de Fabián Israel Villaseñor. Las chivas se acercaban a un sólo gol y quedaba mucho tiempo por delante, aunque no necesitaron de tanto reloj. Un minuto después de acercarse a un gol, otra vez apareció De Nigris en el área, en esta ocasión controlando un balón que parecía haber tomado vida después de que Marco Fabián cobrara un tiro de esquina, este fuera rematado por Arce y entonces la bola quedara libre en área, donde el mismo De Nigris, quien quiso ser el héroe Chiva, se acomodó con el muslo y disparó dentro del área chica, para marcar su segundo gol en menos de dos minutos, el segundo del rebaño y el empate antes del minuto 10 de la segunda mitad. Las Chivas lo habían empatado.

Ya con el juego 2-2, sólo transcurrieron 4 minutos y volvió a sentirse el embrujo del balón parado. Un tiro de esquina en favor de los de casa volvió a desatar la locura entre los asistentes al duelo, este no fue gol, es más, ni siquiera tuvo que ser rematado porque el balón viajó al área, bajó y cayó en el brazo de un defensor del Guadalajara, el árbitro lo vio y no dudó en señalar el penalty que volvía la sonrisa a todos los locales. El encargado de ejecutar era Matías Alustiza, el camotero que llevaba dos pases de gol y ahora buscaba el suyo, lo que consiguió con un fuerte cobro a la derecha del arquero. 3-2 y mucho cuento por suceder.

Transcurrieron 8 minutos y las hadas volvieron a hechizar a Alustiza, le dieron dotes de Pelé y un pase filtrado al minuto 67, Matías entró al área y amagó con disparar, pero lo que hizo fue un recorte que desparramó al defensor rojiblanco en el suelo para luego disparar y conseguir un golazo, más por el quiebre que por la definición, pero eso a los camoteros no les importó, recuperaban la ventaja de dos y se desataría otra vez la fiesta que De Nigris estaba apagando.

El ‘chepo’ reaccionó a la anotación y mandó al campo a Fierro en su tercer cambio, quitándole la oportunidad a Omar Bravo de ingresar y buscar la hazaña de alcanzar a ‘chava’ Reyes como máximo goleador histórico del rebaño. Pero el ‘profe’ Cruz sí le dio juego a su leyenda, el gran Cuauhtémoc Blanco ingresó al terreno para jugar como profesional por última vez.

Ya con Fierro en la cancha, la tónica de esta batalla por la corona cayó en un Puebla perfectamente ordenado y unas Chivas que buscaban la que al menos los acerque, la cual tuvieron primero con un remate que las brujas del estadio llevaron al travesaño y luego, al minuto 85, cuando se señaló el penal para las Chivas. En la cancha estaban Marco Fabián y Fernando Arce, pero el balón lo pidió el escudero que quería ser caballero, Aldo De Nigris había conseguido un doblete y pensó en volverlo tres, pero el destino no estaba con él, sino con Cuauhtémoc Blanco, era su noche y el gigantón De Nigris erró su penal, dejando el marcador 4-2 y sepultando el vigor y la esperanza de la fracción rojiblanca. El resto fue una fiesta en blanco y azul.

Todavía ‘Cuau’ tuvo una para anotar al 88′, pero la velocidad del astro no es la misma que hace unos años, lo único que le quedaba entonces era esperar el silbatazo que marcara su adiós de las canchas, pero hasta en eso el destino de este mágico mundo se confabuló. El árbitro añadió 5 minutos y ya había corrido uno, pero todos los seres encantados de la Copa querían tener al gran ogro durante más tiempo en el futbol profesional, por lo que decidieron apagar la luz. Así es, hubo un apagón de alrededor de cinco minutos hasta que el juego se reanudó, el árbitro agregó cinco y el destino duplicó el tiempo para que don Cuauhtémoc Blanco Bravo permaneciera más tiempo sobre la cancha y que al minuto 98 nos deleitara con un pase de “taquito” como su última genialidad. Así, después de que corrieron más de 100 minutos de partido, se silbó el final de esta mágica historia y el de la Copa MX Cl-2015.

El Puebla es campeón, por una noche sus seguidores pueden festejar y sentir los colores de La Franja con el orgullo que hace años no viven. Por una noche la felicidad llegó a la tierra de los volcanes y en esa misma noche, uno de los más grandes en la historia del balompié nacional levantó la Copa, miró al cielo y nos dijo adiós.

Así tenía que acabar este torneo que parece jugarse en Narnia. Un homenaje así para este ídolo del futbol nacional no lo pudo imaginar ni el gran Hans Christian Andersen, una alegría así para el tan afectado Puebla parecería solo existir en algún libro de los hermanos Grimm; sin embargo, este no es un cuento de hadas, es la mágica Copa MX que empareja a los fuertes con los débiles, a los pobres con los ricos, que le da esperanza a cualquier equipo y afición y hasta llevó un título a La Franja, porque esta es la mágica Copa MX y aquí todo puede suceder.

https://youtu.be/x_ljWGXKCcM

https://youtu.be/GP7Ks0zh-V0

 

FOTOGRAFÍA:  Straffon Images   y   Pietro & Silvia



TU DOSIS DE FUTBOL