26 años de la Tragedia de Hillsborough

15 abril, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Ben Sutherland

Jon-Paul Gilhooley sólo tenía diez años cuando fue a ver a su Liverpool jugar un partido de futbol, el pequeño jamás volvió a casa.

Hoy es un día para recordar, hoy, hace exactamente 26 años, el 15 de abril de 1989, se jugaba la semifinal de la FA Cup entre el Nottingham Forrest y el Liverpool F.C. en el estadio de Hillsborough, en Sheffield, Inglaterra.

Como en cualquier gran evento, las entradas para aquel encuentro se agotaron; sin embargo, las gradas no estaban listas para recibir a tal cantidad de gente. El juego inició ante un pletórico estadio y la gente seguía entrando, hasta que ya no tenía a dónde salir.

A los pocos minutos de iniciado el juego, en la transmisión televisiva se observa a aficionados que empiezan a caminar por el perímetro de la cancha, pocos segundos después, la cámara enfoca a gente tratando de salir de las gradas hacia la cancha y, sin saber lo que en las tribunas sucedía, habían seguidores del Liverpool que aún ingresaban al estadio.

Pocos segundos antes del minuto 6 del juego, el árbitro detiene las acciones, seguía bajando gente de las tribunas al terreno de juego, pero para entonces ya no todos los cuerpos llegaban a la cancha con vida. Hubo un enorme amontonamiento, los aficionados soportaban contra sí a miles de personas, los casos de asfixia y aplastamiento no cesaban entre la gente.

Tras las acciones y ya con el juego detenido, las autoridades y demás aficionados empezaron a bajar cadáveres a la cancha, en total fueron 96 aficionados del Liverpool que perdieron la vida ese día, 96 nombres a recordar, 96 seres humanos que sólo iban a ver el futbol.

Jon-Paul Gilhooley sólo tenía diez años, su primo Steven tenía 8. Ambos fieles seguidores del Liverpool, Jon-Paul fue al estadio aquel día, su primo Steven se quedó en casa. Jon-Paul falleció, entregó su vida en la tragedia de Hillsborough como seguidor de los Reds, su primo Steven Gerrard ha entregado la suya, inspirado en su querido primo, en Anfield, como el gran capitán del equipo para el que ambos soñaron jugar.

Besides the Hillsborough Flame
I heard a Kopite calling
Why so many taken on that day
Justice has never been done
But their memories still carry on
There’ll be glory round the Fields                                                                                                  
of Anfield Road



TU DOSIS DE FUTBOL