¿Hasta dónde llega una reacción jugando futbol?

13 marzo, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

El 29 de junio del año pasado, durante un juego llanero en el Mies Park del suburbio de Livona a las afueras de Detroit, Michigan, E.E.U.U., Bassel Saad, de 37 años, no se sintió a gusto con la marcación del árbitro John Bieniewicz, quien tenía la tarjeta amarilla en una mano y la tarjeta roja, lista para mostrársela a Saad, en la otra. Según testigos, Saad no le reclamó al arbitro, sino que lo golpeó en la cabeza, haciéndolo tambalear y enviándolo al suelo con ese sólo golpe.

Dos días después del altercado, Bieniewitz, de 44 años, casado y con dos hijos, murió en el hospital. Según el Dr. Jamal Saleh, compañero de equipo de Saad y testigo durante el juicio, el árbitro “no vio venir el golpe”.

Saad se declaró culpable de asesinato involuntario y fue condenado a una pena de 15 años, con la posibilidad de salir libre bajo palabra en 8 años si presenta buena conducta.

Una pena lo sucedido, ojalá la violencia se aleje de todas las canchas del mundo, profesionales y no, para que eventos así nunca vuelvan a ocurrir.

https://youtu.be/45ssQAJuoeY



TU DOSIS DE FUTBOL