in

¿Hasta dónde llega una reacción jugando futbol?

El 29 de junio del año pasado, durante un juego llanero en el Mies Park del suburbio de Livona a las afueras de Detroit, Michigan, E.E.U.U., Bassel Saad, de 37 años, no se sintió a gusto con la marcación del árbitro John Bieniewicz, quien tenía la tarjeta amarilla en una mano y la tarjeta roja, lista para mostrársela a Saad, en la otra. Según testigos, Saad no le reclamó al arbitro, sino que lo golpeó en la cabeza, haciéndolo tambalear y enviándolo al suelo con ese sólo golpe.

Dos días después del altercado, Bieniewitz, de 44 años, casado y con dos hijos, murió en el hospital. Según el Dr. Jamal Saleh, compañero de equipo de Saad y testigo durante el juicio, el árbitro “no vio venir el golpe”.

Saad se declaró culpable de asesinato involuntario y fue condenado a una pena de 15 años, con la posibilidad de salir libre bajo palabra en 8 años si presenta buena conducta.

Una pena lo sucedido, ojalá la violencia se aleje de todas las canchas del mundo, profesionales y no, para que eventos así nunca vuelvan a ocurrir.

https://youtu.be/45ssQAJuoeY

Vota

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrita por J.G.

J.G.

Ha trabajado con distintas ligas deportivas alrededor del mundo, algunas de mucho prestigio, otras no, pero ahora está fijado con el futbol. Tiene la falsa noción de que la gente se ríe con él y no de él, lo que sea mientras esté feliz.

6 Chivas convocados a la sub-23

Los mejores memes de la jornada 10