El verbo cruzazulear

20 marzo, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images y Wikipedia

En últimas fechas se ha vuelto común el uso del verbo “cruzazulear”. Esta singular palabra del slang nacional no ha sido aceptada aún por la Real Academia Española de la Lengua; sin embargo, su uso es válido para cualquiera que esté a punto de lograr un objetivo y, a falta de sólo segundos, “riegue todo el tepache”.

La verbalización de “Cruz Azul” como cruzazulear es correcta, en ocasiones se antepone “la” al verbo en su conjugación y en otras tantas aparece como sufijo. Por ejemplo: La Máquina la cruzazuleó en la final contra el América, ó, los aficionados azules esperaban no cruzazulearla. Además, el hecho de que sea conjugable en todos los tiempos y personas le otorga validez. Por ejemplo: yo la cruzazuleo, tu la cruzazuleaste, el la cruzazuleará, nosotros la cruzazulearíamos, etc.

Aunque la palabra es nueva, el hecho de cruzazulear no es nuevo para el mexicano e incluso existen refranes que advierten la posibilidad de cruzazulearla, aunque claro está, estos refranes advierten para prevenir. Por ejemplo, cuando decimos: “del plato a la boca se cae la sopa” es una advertencia de que se debe concluir algo antes de darlo por hecho (para no cruzazulearla), y cuando decimos: “más vale pájaro en mano” nos referimos a que es mejor asegurar lo que se tiene antes de perderlo por buscar algo más, pero volviendo al equipo celeste, eso de “asegurar” un marcador no se les ha dado, sobre todo si se echan atrás o fallan las del gol que mata.

Es justo mencionar que cuando se cruzazulea algo, vendrán los recuerdos. Sí, tristemente esa es la realidad, cada vez que alguien arruine cualquier oportunidad de triunfo, invariablemente nos burlaremos del Cruz Azul; aún si el hecho no tiene nada que ver con el futbol, si un arquitecto estornuda y derrumba su maqueta casi terminada, si un estudiante reprueba el examen final y ya no promedia todo su esfuerzo del año, o, hasta cuando un perro pisa su plato y tira el agua que estaba apunto de beber, cada vez que se arruine el éxito en un último instante, siempre recordaremos a La Máquina y sus múltiples oportunidades de festejar que se han ido al caño y con esos fracasos, las burlas de los demás.

Ahora surge sólo un cuestionamiento: Si a arruinar algo de último momento, se le llama cruzazulear; entonces:  ¿a ser burlón, molesto y odioso, se le puede llamar americanear?

No se enojen, amigos americanistas, reconozcan que son así. Tampoco lo tomen a mal, amigos azules, es sólo un poco de justa carrilla que bien se han ganado por seguir a un equipo que se ha vuelto experto en ese sentido. Espero no cruzazulear esta nota perdiendo su simpatía.



TU DOSIS DE FUTBOL