Cuando desciende un grande, Sudamérica (4/5)

30 marzo, 2015
Escrito por: J.G.
Imagen por: Straffon Images

Mucho se habla en México de las Chivas y su posibilidad (cada vez menor matemáticamente) de descender. No se puede poner en duda que El Guadalajara es un grande del futbol nacional, pues su historia, aporte a selección y títulos así lo señalan. Si el rebaño descendiera, ¿sería una tragedia nacional?, ¿qué vendría después?

En el resto del mundo, el descenso de un grande no es nada nuevo, se ha dado antes y en varias ocasiones. A continuación haremos un viaje en el tiempo y por el mundo a los momentos en que algunos de los más grandes se fueron a su Segunda División.

En Sudamérica el futbol es más que una religión, las ‘barras’ son más fieles que muchos feligreses e incluso nos pueden recordar a los extremistas que son capaces de matar en nombre de su dios. Los equipos son amados, los jugadores son casi santificados y nada es comparable en aquella región del mundo a la identificación de los ‘hinchas’ con su equipo.

Cada país del cono sur tiene sus ligas, en cada liga hay gigantes y estos no sólo han dominado el futbol local, sino que han mostrado su valía en el torneo más importante del continente, la Copa Libertadores, competición que ha puesto en el mapa a tantos clubes como ha visto y que ha llevado la gloria de los ídolos a salir de sus fronteras.

Sabemos de la importancia de muchos equipos sudamericanos y hemos visto como causan revuelo en sus tierras cuando han salido campeones, cuando han brillado en el extranjero y por supuesto, el drama que ha representado el verlos descender.

Argentina

Todos conocemos la importancia que el futbol tiene en el país pampero, la cuna de la única religión en torno a un futbolista (Maradona). Pensar en Argentina es sinónimo de tango, empanadas, carne y futbol; a su vez, pensar en futbol argentino, invariablemente nos lleva al clásico Boca Juniors vs River Plate, los populares Xeneizes que representan al barrio, que son la mitad más uno y ponen cara a toda la tradición e historia de los ‘millonarios’, quienes con 35 títulos son el máximo ganador de campeonatos en Argentina, algo así como el América de aquí por lo del ave, más títulos y más dinero que nadie, aunque cuentan con un descenso en su haber.

Además de estos dos equipos, en Argentina existen los llamados “cinco grandes”: Boca y River, acompañados por Independiente y Racing (que protagonizan el Clásico de Avellaneda) y el San Lorenzo de Almagro. Esta categoría de “grandes” surgió en 1934, con la creación de la primera liga profesional. En ese momento, los clubes más tradicionales de Argentina buscaban tener mayor influencia en la toma de decisiones y de esa manera se estipuló que quienes cumplieran con los requisitos de: más de 15,000 socios, 20 años de participación consecutiva en Primera División y hayan sido campeón en 2 o más temporadas, tendrían derecho a tres votos. De ahí que sólo estos cinco cumplieron con el requisito y fueron llamados “los cinco grandes del futbol argentino”.

En Argentina, como en nuestro país, el descenso se realiza a través de un sistema de promedios, con la diferencia de que aquí se va uno y sube uno y allá bajan y suben en bloque, por ejemplo, en el torneo actual habrán dos ascensos y dos descensos. El coeficiente, igual que en México, se obtiene dividiendo los puntos logrados en las últimas tres temporadas por la cantidad de partidos disputados. De manera excepcional, en la actual temporada, se contabilizarán las últimas cuatro en lugar de tres. También al igual que en México, las críticas al sistema de cocientes afirman que se hizo para disminuir la posibilidad de que descienda alguno de los llamados “grandes”, aunque eso no garantizó nada.

El primer grande de Argentina que descendió fue San Lorenzo de Almagro en 1981, antes de que se aplicara el sistema de cocientes. El ‘ciclón’ terminó aquella temporada en penúltimo lugar con sólo 28 unidades, por lo que descendió junto el Colón de Santa Fe, quienes ocuparon el último puesto de la clasificación; no obstante, los azulgranas sólo estuvieron un año en Segunda, donde rompieron todos los récords de asistencia en la categoría y, así arropados por su afición, salieron campeones de la “B” en 1982 para lograr su ascenso.

El segundo grande de Argentina en descender fue el Racing Club de Avellaneda. La ‘Academia’ se fue en 1983 convirtiéndose en el primer descendido por el sistema de cocientes habiendo logrado 58 puntos en dos temporadas y así, diciendo adiós con la máxima tristeza, pues no sólo se fueron, vieron al gran rival, el Independiente, salir campeón. Racing Club de Avellaneda volvió a Primera hasta mayo de 1986, ya que salieron campeones de la B en 1985 y tuvieron que esperar a que diera inicio la temporada 1986-1987, en la que enterraron la tragedia de su único descenso y alcanzaron un lugar para disputar la Pre-Libertadores.

River Plate, uno de los dos “gigantes” de Argentina, también perdió la categoría. Al finalizar la temporada 2010-2011, los ‘gallinas’ fueron antepenúltimo lugar del porcentaje, con un promedio de 1.236 por el 1.263 de Tigre, último salvado. Entonces, los ‘millonario’ debían jugar un partido de promoción ante el modesto Club Atlético Belgrano, de Córdoba, en partidos de ida y vuelta. La ida, en el Estadio Gigante de Alberdi, terminó 2-0 en favor de los locales. Aquella vez el juego se detuvo durante 20 minutos, cinco hinchas de River, algunos de ellos encapuchados, entraron al campo para increpar y agredir a sus jugadores.

El juego de vuelta fue el 26 de junio de 2011 en el mítico Estadio Monumental, en Buenos Aires. Al minuto 3 Belgrano anota, pero el gol es bien anulado por fuera de lugar. Dos minutos después, al 5′, Mariano Pavone metía el 1-0, dejando a su equipo a sólo un gol de la permanencia en Primera; sin embargo, al 61′ Guillermo Farré del Belgrano aprovechó un rebote en el área y empató el encuentro, resultado que no habría de cambiar durante el partido. Al 70′, Pavone tuvo un penal, pero lo detuvo Juan Carlos Olave, arquero de Belgrano. La tristeza y frustración de los hinchas de River se dejó sentir al 89′ cuando arrojaron de todo a la cancha, por lo que el árbitro Pezzotta dio por concluido el cotejo a los 44 minutos del segundo y luego el Tribunal de Disciplina, sí logró lo que Pavone no, cambió el resultado del juego, pero por un 1-0 en favor de Belgrano. El River descendió por primera vez en su historia, después de 103 años ininterrumpidos en Primera División. Las burlas empezaron, el famoso “riBer” se dejó escuchar, los aficionados Xeneizes inundaron las calles de Buenos Aires celebrando la caída del gran rival, cargaban ataúdes rojiblancos, ondeaban las banderas en azul y oro y se convertían entonces en el único gigante de Argentina que no habría descendido jamás, pero no el único “grande”, tampoco se había ido Independiente.

Ese descenso del River nos entregó al inolvidable Tano Pasman:

Para el año 2012, el River Plate volvió a Primera División, se jugó el campeonato de apertura que vio coronar a Vélez y el de clausura a Newell’s Old Boys; sin embargo, el gran triunfo de ese año fue la locura para el Boca Juniors, después de más de un siglo de futbol argentino, los Xeneizes se convirtieron en el único equipo argentino que nunca descendió. Independiente de Avellaneda perdió la categoría al finalizar la temporada 2012-2013 y ser penúltimo en la tabla de cocientes, fue el cuarto de los “cinco grandes” que bajó a la B nacional y así se completó una tragedia más del futbol de la pampa.

Brasil

En la tierra de O Rei Pelé hay una liga de muchísima tradición, aquí la grandeza de los equipos pasa por lo económico, lo geográfico y por los campeonatos nacionales e internacionales. Primero es necesario considerar que Brasil es un país de proporciones continentales y está dividido en Estados, cada uno tiene su poder económico particular y existen 4 Estados que superan fácilmente a los demás: São Paulo, Rio de Janeiro, Minas Gerais y Rio Grande do Sul. Aclarado esto, no es una sorpresa que los equipos más grandes de Brasil sean de estas regiones.

Ahora bien, entrando de lleno al deporte que nos compete, en este país hay algo llamado el “G12” del futbol, son doce equipos “grandes” que por ninguna casualidad provienen de los 4 Estados mencionados. Estos 12 equipos son los que tienen mayor afición y más campeonatos en todo el país. Divididos por región, los grandes son: de São Paulo: Corinthians, São Paulo, Palmeiras y Santos; de Río de Janeiro: Flamengo, Vasco, Fluminense y Botafogo; de Minas Gerais: Cruzeiro y Atlético Mineiro, y; de Rio Grande do Sul: Grêmio de Porto Alegre e Internacional de Porto Alegre.

Muy bien, ya conocemos quienes son los grandes, ahora veamos la historia. Empecemos con el cuadro de honor, los que jamás descendieron son: Cruzeiro, Flamengo, Inter, Santos y São Paulo. Habiendo mencionado a los orgullosos poseedores de esta hazaña, vayamos con los que sí han sufrido la amargura de abandonar el máximo circuito de su país.

El primer grande que se fue a Segunda fue el Fluminense en 1996, pero se salvó por una extrañeza. Ese año el ‘Flu’ quedó en penúltimo lugar al obtener únicamente 22 puntos en 23 jornadas teniendo que descender; sin embargo, surgió una decisión que anulaba el descenso de ese año, aumentaba el número de participantes de Primera a 26 y de esa forma el cuadro tricolor jugó la Serie A (Primera División) en 1997, quedando otra vez en penúltimo lugar con los mismos 22 puntos (ahora en 25 partidos) y ahora sí se convirtió en equipo de Segunda para el Brasilirão de 1998 y volvió a jugar en Primera hasta el año 2000, cuando en Brasil se realizó la Copa João Havelange, que reunió a 116 clubes en tres divisiones en un solo torneo, pero divididos en 4 módulos en su primera fase. Para el año siguiente (2001) sólo se quedaron 28 equipos en Primera y se dio forma a un nuevo formato de Serie A.

Ya bajo el nuevo formato, los descensos de los grandes de Brasil se volvieron un caso más común. De los 12 “grandes” en el 2002 descendió el Palmeiras, en el 2003 fue Botafogo, en 2004 el Gremio, en 2005 Atlético Mineiro, en 2007 Corinthians, en 2008 Vasco da Gama, en 2012 el Palmeiras sufrió su segundo descenso, al igual que el Fluminense y el Vasco da Gama en 2013 y por último el Botafogo en 2014.

Para que nos sigamos quejando de México, amigos.

Chile

En Chile hay tres equipos “grandes”: Colo-Colo, la Universidad Católica de Chile y la Universidad de Chile. Colo-Colo es el único equipo con las 82 temporadas que se han jugado en Primera y es el máximo ganador de campeonatos con 30. La U ha salido campeón 17 veces y la Católica 10, aunque ambos cuadros universitarios han descendido.

Dado que la FIFA lo nombró como un clásico, algunos chilenos cuentan al Cobreloa (8 campeonatos) como un “grande”; sin embargo, la discusión por ser el cuarto “grande” de Chile ha crecido y otros equipos como O’Higgins y Santiago Wanderers han rebatido la importancia de Cobreloa, por lo tanto, a falta de claridad, sólo contaremos como “grandes” a los tres máximos ganadores de campeonatos y popularidad.

El primer “grande” chileno que descendió fue la Universidad Católica de Chile en 1955. En aquella época, la Primera División de Chile realizaba un torneo de de dos rondas en las que los catorce equipos participantes jugaban “todos contra todos”, posteriormente, los primeros ocho clasificados jugarían una liguilla por el campeonato y los seis de abajo, una por la permanencia. Los puntos de ambos campeonatos se sumarían para determinar al campeón y al descendido. La Católica quedó en último lugar de ambas competencias (liga y liguilla) para convertirse así en el primer “grande” chileno que pisaba la Segunda División. Pasaron sólo un año en Segunda, saliendo campeones de la “B” en 1956 y volviendo para la temporada de 1957 en la que quedaron en penúltimo, salvando así la categoría que habría de conservar hasta su segundo descenso en 1973, año en que la Universidad Católica sufría de una crisis económica y ésta se reflejó en el futbol. Volvieron a Primera dos años después, en 1975.

El 15 de enero de 1989 marcó la fecha en que Colo-Colo se convertía en el único equipo “grande” de Chile que nunca descendió. Se jugaba la última fecha de la temporada regular en el Estadio Nacional y frente a 15,079 espectadores, la Universidad de Chile no pudo vencer a Cobresal, el resultado final fue un empate 2-2 y con eso la U descendió por primera vez a Segunda División.

Ese año la U hizo 26 puntos en 30 partidos, resultado de 7 victorias, 12 empates y 11 derrotas, 26 goles a favor y 34 en contra. Por su parte, la Unión Española y el O’Higgins hicieron los mismos puntos, pero la diferencia de goles los benefició y teniendo -7 contra los -8 de la U, los universitarios pisaban la Segunda por primera y única vez.

Colombia

En Colombia no hay mucha claridad sobre la grandeza. Algunos opinan que hay 5, otros dicen que son 6. Existen opiniones que ponen a unos y otras que señalan a otros, lo único constantes en cada versión son: América de Cali, Millonarios y Atlético Nacional. Los otros mencionados son Junior de Barranquilla, Deportivo Cali e Independiente de Santa Fe.

En Colombia sólo un grande se ha ido, el América de Cali. Los ascensos y descensos en el fútbol colombiano se definen por la Tabla de descenso, la cual promedia las 6 temporadas que se disputan en tres años consecutivos. El último de la porcentual desciende de forma directa y el penúltimo de la Tabla de descenso juega la promoción ante el subcampeón de la Primera B en partidos de ida y vuelta.

Así, tras quedar en penúltimo de la porcentual con un total de 127 puntos en 108 juegos y promedio de 1.176, los ‘escarlatas’ enfrentan a Patriotas de Tunja en la promoción. El resultado tras los 180 minutos, empate. Ahora había que tirar penales: anotó el primer cobrador de cada equipo, el segundo de los de Cali lo cobró Jaime Córdoba, pero su disparo fue atajado por el arquero de Patriotas, Carlos Chávez, quien salió de la cantera de los Diablos Rojos. En el cuarto penal la serie se igualó cuando el tirador de Patriotas fallaba su disparo, llegábamos al quinto penal con marcador de 3-3, tiraba por América Jairo ‘el tigre’ Castillo, sacó tremendo fogonazo y la estrelló en el palo. venía el último penal para los de Tunja, el cobrador era el portero Chávez, el salido de la cantera caleña, el que había atajado el segundo penal y el que anotó para sellar el descenso de un grande. 17 de diciembre del 2011, fecha que quedará marcada por siempre en la historia del futbol colombiano y que marcó la salida del América de Cali de la Primera División. .

Este fue el resultado de malas administraciones y la falta de dineros por las pobres taquillas y por el hecho de estar en la lista Clinton, lo cual le impide a la institución contar con patrocinadores crear cuentas financieras para la institución.

Los Diablos Rojos, “la pasión de un pueblo”, los escarlatas, el que alguna vez fue el más grande del futbol colombiano. El América de Cali sigue jugando en la Segunda División de su país.

Hasta aquí esta negra historia de descensos de los grandes en Sudamérica…

En la próxima entrega de esta serie: México.

 

Click aquí para ver los descensos de los grandes de Inglaterra

Click aquí para ver los descensos de los grandes de Italia

Click aquí para ver los descensos de los grandes de España

Click aquí para ver los descensos de los grandes de México



TU DOSIS DE FUTBOL