Para los que tanto critican y se burlan del Chicharito

2 septiembre, 2014
Escrito por: Il Fanbolero
Imagen por: Straffon Images

Ha habido mucho ruido con la llegada de Javier Hernández al Real Madrid, no tenía 5 minutos de saberse la noticia y el internet ya era un mar de memes y comentarios haciendo burla al delantero mexicano, algunos de ellos:

Screen Shot 2014-09-02 at 10.05.03 AM 180640_image_content_galeria_full_9703229_20140831141959_principal 180646_image_content_galeria_full_9703214_20140831141957_principal 140823_10356757_10154522199180632_8303401752921032979_n_principal 140202_BwYcghqIQAAFSIx_1_principal 180622_BwZKIptIYAAzwVQ_principal 180644_image_content_galeria_full_9703223_20140831141958_principal

 

Afortunadamente no todo eran burlas y críticas, también hubieron comentarios positivos (aunque pocos) y uno de ellos de un futbolista español y hecho en la cantera del Barcelona, Marc Crosas de los Leones Negros, a propósito de su tuit encontré un artículo escrito por @laplumadelpoyo en fergay.com que me pareció muy bueno, les comparto algunas partes (puedes leerlo completo aquí):

Marc Crosas, ese tozudo contención que salió de una Masía inagotable, y que si hoy juega en Leones Negros también lo hizo en el Celtic o en el Lyon, escribió un mensaje certero y lleno de reproche: “Veo más burlas que alegrías por lo del Chicharito al Real Madrid. No entiendo nada. Deberían estar orgullosos de él. Un grande y la va a romper”.

Comprendo que las redes sociales no son quienes somos. Pero dan un perfecto reflejo especular de cómo pensamos. Y si esto es cierto, el mensaje de Crosas debería promover un día de luto nacional. Un catalán (con el regionalismo que esto conlleva), un antimadridista (con el odio que representa), un hombre que nunca lo tuvo de compañero, pero que es futbolista y vive en México, no alcanza a entender porqué diablos somos así.

Y te lo cuento, Marc. Nos burlamos del Chicharito porque refleja lo que nosotros no seremos.

Porque cada escalón que sube en una de las trayectorias más exitosas que un deportista mexicano haya tenido jamás, le escupe en la cara su triunfo a los millones de mexicanos cuya vida es sólo una excusa para no estar muertos, pero que se sienten con la autoridad que da una conexión de internet para insultarlo por ser definitivamente un pésimo jugador. 

En México nos burlamos hasta de la muerte, ¿lo has escuchado? Así que si el Chicharito se quedó fuera del equipo campeón mundial en Perú 2005, y por eso casi abandona el futbol, pues nos reímos, porque desde entonces ya era un troncazo y Chucho Ramírez lo sabía.

La libró, y después las Chivas no lo querían ni de milagro, y nos burlamos otra vez de él. Por su apodo. Por su técnica extraña. Porque sabía hablar, vestía bien, y a todos lados lo acompañaban sus padres y no una tetona en turno, que curiosamente también protagoniza una telenovela.

Luego vino la noticia de que lo quería el Manchester y nos burlamos también. Imposible que compitiera en un equipo donde estaba Rooney. Berbatov.

 Nos burlamos de eso Marc, y las risas continuaron en la Premier, sobre todo luego de uno de sus primeros goles con el Manchester, ¿lo recuerdas? ¿Aquel donde llegó muy acelerado, como siempre, y remató mal, el balón le golpeó el rostro y acabó entrando?  Y es que, ¿cómo no burlarnos de un gol así?, pues en el llano nosotros nunca hicimos semejante ridículo, no importa que su rival fuera el Chelsea.

El Chícharo, viéndolo bien, estimado Marc, es un perdedor. ¿Para qué diablos vivir en Inglaterra, tan fría, tan llena de ingleses, cuando ni siquiera puedes ser titular en ese equipo de medio pelo?¿Para eso se fue de las Chivas?

Porque a nosotros los mexicanos, las estadísticas nos las pasamos por un democrático arco del triunfo. ¿Que anotó ya siete goles en la Champions? ¿Sólo siete? Messi metió 5 en un solo partido y no está alardeando.

¿Que es uno de los delanteros con mayor efectividad en la historia de la liga inglesa? Esas son estadísticas, Marc. Discursos de político. En México sabemos de fútbol y que uno meta 59 goles con el Manchester nos dice que se quedó muy lejos de los 100.

Marc, no entiendes que aquí somos ganadores de cepa. No aceptamos que se haya ido a un equipo donde será de nuevo banca. Está arrastrando el prestigio nacional. ¿Cómo no reírnos de su mediocridad? Ya deberías estar acostumbrado a nuestro humor universal, ése que tan famosos nos ha hecho. Ya deberías saber que nos parece, además, un insulto por parte del Chicharito que gane 370 mil dólares al mes, cuando aquí el salario mínimo es de miseria. Si fuera un buen mexicano donaría la mitad.

No tiene la técnica exquisita de Marco Fabián. Ni volviendo a nacer sería capaz de imitar una de las gambetas de diablo de Ángel Reyna.

Ya quisiera tener el cambio de ritmo del Paleta Esqueda. El carisma tribunero de Oribe. La determinación goleadora de Miguel Sabah. Esos sí son delanteros.

¿Lo ves? Pensándolo bien, Chicharito no tiene nada. Es bueno de cabeza pero jamás tan bueno como Borgetti. Nuca tendrá el liderazgo de Cuauhtémoc. Y, ya diciendo palabras mayores, ni en un millón de años el Chicharito tendrá la capacidad goleadora que un día malo presumía Luis García, y para acabar pronto, ni siquiera sabe tirar bien los penales. Jamás pensaremos que sea digno de llamarse delantero alguien como él, cuando delantero era Hugo Sánchez. Ése sí que merecía al Real Madrid. Vamos, Marc, no seas ingenuo. Lo contrataron para vender camisetas.

Si somos justos, le estamos robando al Real Madrid. ¿No lo entiendes?

Así somos, Marc. No entiendes nada porque eres catalán, pero hay millones que piensan que llevar 3 goles en 2 mundiales, jugar cuatro años en el Manchester United, y ser presentado en el Real Madrid, es suerte. Es azar.

Y es que el tiempo mostrará que su carrera prodigiosa es una farsa. Un montaje. Y ahí estarán esos millones, con el revólver amartillado, listos para disparar.

Pero habemos los que confiamos a muerte en él, no tanto por mexicano, sino porque nunca, en todos lo partidos que ha jugado desde su debut, ha dado una pelota por perdida.

Porque se ha tropezado con el balón 10 veces en la cara de Rooney, de Nani o de Giggs, y aún así, lo respetan. Lo respetan porque era el delantero más bajo de la Premier, y se cansó de marcar goles de cabeza.

Porque va al equipo sobre el que recae más presión en el mundo, y va sonriendo.

Porque me encantaría que le cerrara la boca, otra vez, a medio México.

Porque aquí, Marc, no sabemos ser compatriotas.

 

 

 

 

 

La verdad estoy de acuerdo con lo que se dice aquí, el Chicharito podrá no ser el mejor jugador del mundo pero ha obtenido éxitos en Inglaterra, Champions y Mundiales por algo, un erudito del futbol como Sir Alex Ferguson lo fichó por algo.

Y al menos yo desearé el mayor de los éxitos al Chicharito en esta y cualquier etapa de su carrera porque es un buen jugador y es un gran ejemplo para cualquier futbolista mexicano. ¡Apóyenlo! Podrá ser banca del Real Madrid, pero eso es años luz más lejos de lo que la gran mayoría aspiramos a lograr futbolisticamente.



TU DOSIS DE FUTBOL