Artículo de un fan: 34 minutos bastaron

3 septiembre, 2013
Escrito por: Il Fanbolero
Imagen por: Fanbolero

Esta nota la escribió un lector de Fanbolero.com en colaboración con el sitio, aquí somos “La Voz de los Fanáticos” y tú tambien puedes publicar tus artículos, haz click aquí para conocer la mecánica. Las opiniones expresadas aquí pertenecen al que lo escribió y no a Fanbolero.

Lunes atípico, la emoción y la impaciencia de toda la semana duraron hasta ayer 2 de
septiembre a las 8:30 de la anoche, la fecha 9 del Apertura 2013 enfrentaba a la mayor rivalidad
capitalina de los últimos tiempos, Pumas UNAM vs. Club América en el Olímpico Universitario, un
partido donde se presentaba una sensación más, que tal vez no a todos pero si a muchos de los
aficionados pumas nos movía las entrañas: la incertidumbre.

Comenzó el presente torneo con la esperanza de que las cosas fueran diferentes al anterior
para el equipo, se había calificado apenas a la liguilla y el odiado rival elimino a los universitarios
en un partido donde se mostró que en donde no hubo mucho futbol, cuando menos había un poco
de orgullo, que en idioma puma, se le llama garra. Sin embargo, las cosas no cambiaron mucho,
después de una pretemporada triste y un inicio de torneo aún más triste, tenemos que en 9 fechas
apenas se puede contar con 4 puntos, colocando así a los del pedregal en el penúltimo sitio de la
tabla general del torneo; mientras tanto en copa, los felinos dejaron que desear frente a los
Leones Negros pero rugían con fuerza ante un débil San Luis, haciéndonos pensar a los aficionados
que el panorama no era del todo obscuro para la universidad, y que podía convertirse en la
confianza que el equipo necesitaba para mejorar en la liga, ahora sabemos, que no fue así.

La noche de ayer llegaba con una previa en la que Torres Servín dejaba a su equipo como
favorito, “le vamos a ganar al América” se atrevió a decir. Puedo imaginar que el estratega pensó
que las cosas no podían ser peor, pero el partido comenzó y en la cancha un solo equipo proponía
e imponía y no era el suyo. América convertido en uno de los que mejor futbol despliega en la
LigaMX, se regodeaba en cancha visitante con la indulgencia de su rival, fue entonces cuando se
dio lo inevitable y al 26 Pumas ya perdía, y lo que son las cosas, todo por culpa de Layún. Con la
fiesta ya iniciada “El Topo” Valenzuela puso en los cartones el segundo de los azulcremas al
minuto 30, rematando un tiro de esquina ante la tibia marca de Fernando Espinoza. Las cosas no
pararon ahí, “El Quick” Mendoza mostraba sus cualidades y cual velocista llegaba terminar la
jugada que le daba el tres por cero sólo 4 minutos después a las águilas, termino el primer tiempo
y a mi parecer también la dirección técnica de Toño Torres. En el segundo tiempo vinieron algunos
cambios pero las cosas no se modificaron mucho y en el 65 Luis Gabriel Rey ya ponía el cuatro por
cero. Si el encuentro hubiera terminado de esa manera, se hubiera convertido en la mayor
diferencia de goles en una victoria de América sobre Pumas, pero él “hubiera” no existe, “Maza”
Rodríguez dio muestra de porque es seleccionado nacional y con su depurada técnica dejo con la
cabeza flotando un balón en el área, que Martín Bravo, quien al parecer si estaba jugando,
convirtió en el único tanto de los azul y oro, que a partir de ahí le pusieron 2 gramos más de
empeño, tanto, que Cándido casi se mata golpeándose la cara con la banca de los fotógrafos al
tratar de centrar un balón en la línea de fondo. Al final, en 9 fechas solo se vio un equipo
universitario con poca garra, que individualmente muestra un Verón, un “Chispa”, un Cortés, un
Romagnoli frustrados, unos Pikolines desairados, una delantera displicente y un conjunto sin
variantes y sin idea.

Así los Pumas de la UNAM entregaban una dolorosísima derrota en su cancha a su afición, pero
no importa, porque la afición universitaria entiende bien la situación, sabe que el equipo le
necesita y aunque los jugadores entreguen una derrota en la cancha, la hinchada siempre le dará
al equipo una victoria en la tribuna, esa afición que deja y entrega todo por mostrar su apoyo en
las buenas y en las malas, esa afición que el pasado torneo terminado el partido de cuartos sigue
cantando y haciendo cimbrar el Azteca aún con la eliminación, esa afición lleva en la piel dorada la
mayor de las pasiones y en su corazón azul siente el más puro de los amores. Hoy los que somos
pumas sabemos que 6 derrotas al hilo con América duelen, pero el cambio de dirección técnica
aunque nos mantiene con la incertidumbre del rumbo del equipo, nos da la esperanza de un
futuro mejor. Hoy las burlas en la escuela, el trabajo y la calle incomodan, pero las memorias del
“Tucazo”, de Hugo, del bicampeonato y del Bernabéu, que no son argumentos de defensa, se
convierten en alimento para mantener las ganas y la garra para soportar todo y siempre dar lo
mejor por la playera y los colores; esas memorias son lo que se le olvido en 30 partidos de dudas a
Torres Servín, y para confirmárselo, tan solo 34 minutos bastaron.

Por: Morgan Ortiz

@MorganAOM



TU DOSIS DE FUTBOL