in

¿Ahí va el agua?

El otro día en el estadio algo llamó mi atención, fue la inocencia de un niño que pedía a los de la tribuna de arriba que no aventarán cerveza. Es cierto que el tiempo te da experiencia, poco a poco la inocencia se pierde y nos damos cuenta de muchas cosas que hoy al recordarlas son capaces de causarnos escalofríos y pesadillas.

Cuando cayó el último de los goles del partido que fue el que dio la victoria definitiva al equipo de casa, litros de liquido de dudosa procedencia bañaron a los aficionados de abajo, no importaba en ese momento a que equipo le iban, de hecho la mayoría festejaban también el gol, el niño que pidió que dejaran de aventar cerveza todavía cree que es cerveza, tristemente para él, no lo es.

Hagamos un análisis de por que hemos llegado a la conclusión de que el agua es de riñón. Ningún borracho en su sano juicio sería capaz de aventar su cerveza, eso sería como darle una cachetada al dios Baco o como escupirle en la cara a José José.

¿Cuantas veces no hemos estado en esta situación?:

Estamos con un vaso en la mano el cual está lleno de alguna bebida alcohólica cuando de repente se nos atraviesa un escalón, la caída es violenta, en el libro de los borrachos no está permitido por ningún motivo soltar el vaso y meter las manos así que caemos descompuestos, el resultado, fractura del tabique, hematoma en el ojo izquierdo y el chupe intacto, a pesar del dolor festejamos que no se ha caído una sola gota de tan apreciado liquido.

Escenario dos: Te han traído tu chupe que llevabas esperando un rato cuando tu novia/ esposa te dice que es tiempo de irse, un trago es consumido por lo general en un lapso de 10 a 15 minutos pero en este caso tu vieja trae prisa, en el libro de los borrachos no está permitido dejar nada, así que hasta pides que te aplaudan para echarte un fondo.

Escenario tres: En la fiesta en la que estás, se ha terminado el alcohol, maldita sea tu todavía tienes sed, por lo que por el resto de la noche te conviertes en un catador de vasos rojos, pruebas todos hasta dar con una que se parezca a la que tu estabas tomando y si la encuentra haces fiesta diciendo que es tuya y que la habías perdido.

Estos son solo algunos ejemplos de lo que estamos dispuestos a hacer para no desperdiciar el chupe, así que niño, ¿en que estabas pensando cuando gritaste que no te aventaran cerveza?, algún día lo entenderás y será este recuerdo el que te despertará por las noches con la sensación de que alguna vez te orinaron en la cara.

Vota

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrita por El Sprint Mendoza

Conocido como el cinematógrafo del futbol, El Sprint es tambien conocido por su velocidad de reacción (de ahí su apodo) ante los problemas que se presentan en el día a día.
Gracias a su paso por una reconocida escuela de cine de la ciudad de Nueva York, Mendoza sintió la responsabilidad de crear un lazo entre el futbol y el septimo arte y de crear un vínculo entre la afición y el futbol, como el dice "Los fanboleros nos mimetizamos con el futbol" (No estamos seguros que sepa que significa mimetizar)
Aún vive de la gloria que consiguió dentro de la cancha de futbol y de un cortometraje que fue presentado en el 2009 en el Festival de Cannes.

El Chiva-movil

Arriba el norte!!!